Navidad 2016

Escoliosis en niños y adolescentes: tratamientos y cuidados

Escoliosis en niños y adolescentes: tratamientos y cuidados

Escoliosis en niños y adolescentes: tratamientos y cuidados. La escoliosis es un curvatura anormal de la columna que si es leve no requiere ningún tratamiento, pero en casa de ser pronunciada sí, aunque tiene solución.

por en Desarrollo y crecimiento del bebé, Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, salud niños
Última actualización:

    espalda niños

    Escoliosis en niños y adolescentes: tratamientos y cuidados. Los niños, durante el periodo de crecimiento, pueden ser bastante propensos a sufrir desviaciones en la columna con lo que pueden padecer escoliosis, una enfermedad que afecta a la curvatura de la columna vertebral. Como es algo común entre los niños, hoy vamos a hablar de los distintos tratamientos que pueden llevarse a cabo, ya que estos dependen del nivel de curvatura de la columna, y con los que normalmente se puede solucionar el problema, y de los cuidados que deben tenerse en cuenta para ayudar a mejorar la escoliosis.

    La escoliosis supone una curvatura anormal en la columna vertebral en forma de S o C, teniendo en cuenta que la forma adecuada que debería tener sería en I. Las causas de la escoliosis no están muy definidas, pero entre los 10 y los 14 años es cuando se empieza a diagnosticar, y suele ser más común entre las niñas que los niños.


    En la mayoría de los casos, la escoliosis no necesita de un tratamiento por ser suficientemente leve, es decir cuando la curvatura de la espalda es de menos de 20 grados, con lo que el único tratamiento que se tiene en cuenta es que el médico le revise de vez en cuando, hasta que adquiere la madurez esquelética, para asegurarse de que el problema no va a más.

    Cuando el niño tiene una curvatura de entre 20 y 40 grados, lo adecuado es que utilice un corsé con el que no se enderezará la columna, pero que sí evitará que aumente más de 5 o 10 grados. Hay varios tipos de corsé como son:

    • El chaleco Wilmington, que se coloca debajo de la ropa, por lo que no se ve, y que el niño debe llevar entre unas 18 y 20 horas al día.
    • El corsé Charleston, que lo que hace es empujar a la columna para enderezarla.

      Este tipo de corsé hace que el niño tenga una posición del cuerpo poco habitual y por eso solo se usa mientras duermen.

    El uso de un corsé puede evitar un 70% de cirugías, pero cuando las curvaturas de la columna son superiores a los 45 grados lo recomendado es la intervención quirúrgica. En esta operación se emplean barras, ganchos y alambres para mantener la columna derecha y lo que se pretende es que las vertebras que están en la curvatura pasen a formar una pieza sólida. Una vez intervenido, el niños estará una semana ingresado pero pronto podrá volver a hacer vida normal.


    Es difícil prevenir la escoliosis, por lo que en cuanto salgan los primeros síntomas es recomendable acudir al médico, y en caso necesario que sea un fisioterapeuta quien se encargue de darle una tabla de ejercicios.

    De todas formas deportes como la natación o la equitación pueden ser muy recomendables, ya que tonifican y refuerzan los músculos de la espalda.

    649

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Desarrollo y crecimiento del bebéEnfermedades bebes y niñosMamáConsejos Bebéssalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares