Escucha activa en niños: Consejos para saber escuchar a tus hijos

Te damos los mejores consejos para que sepas cómo escuchar a tus hijos y a la vez logres que ellos te escuchen a ti.

por , il

    Escucha activa en niños: Consejos para saber escuchar a tus hijos

    ¿Cómo hacer que tu pequeño te escuche? ¿Cómo lograr una buena comunicación en la familia? ¿Cómo escuchar a tus hijos? Son cuestiones que en un momento u otro todos los padres se hacen. Ponerte a su nivel y hablarle con claridad son cosas sencillas de lo más efectivas.

    Cómo escuchar a tus hijos

    Como padres debemos saber escuchar a nuestros hijos y debemos lograr también que ellos nos escuchen, dos aspectos que van de la mano y que no siempre son fáciles de lograr.

    El método de educación de escucha activa lleva alrededor de 50 años aplicándose. Fue desarrollado en el año 1957 por dos psicólogos estadounidenses: Carl Rogers y Richard E. Farson. Quienes partieron de la idea de que los menores no entienden el mundo de la misma forma en que los adultos lo hacen; una investigación que dio como resultado que los padres debían ponerse a la altura de los niños para establecer una buena comunicación en ambas direcciones.

    ¿Cómo hacerlo entonces? Seguro que en más de una ocasión te has sorprendido al ver a tu hijo que te gritaba intentando reclamar tu atención después de haberte llamado unas cuantas veces sin éxito alguno y es que los pequeños de la casa no se fijan en si en ese momento estás ocupado o hablando con otra persona. Veamos unos consejos que nos serán de gran utilidad:

    • Respeta el turno de palabra. Los niños son impacientes por naturaleza, pero para tratar de escucharles debidamente no temas de decirles frases como: “espera que termino de hablar con esta persona y ya te escucho“, conseguirás que respeten el turno de palabra. Hazlo también a la inversa, si estás hablando con tu pequeño, no le dejes a medias para hacer otra cosa, puede que te parezca que no es muy importante lo que te está diciendo, pero para él sí.
    • Ponte a su nivel. Siéntante o ponte de rodillas para mirar de frente a tu hijo cuando te habla siempre que te sea posible. El niño notará que tienes interés en lo que te está diciendo; haz lo mismo cuando seas tú el que le tiene que explicar algo a él.
    • Da la importancia que tiene. Valora lo que te dice, sea lo que sea, y no le restes importancia. Debes cumplir también tus promesas para que tu hijo confíe en ti, procura que tu respuesta sea rápida, clara y sincera.

    Recuerda que establecer una buena comunicación lleva su tiempo y no temas en pedirle perdón y rectificar tus errores. Veamos a continuación cómo lograr que sean tus hijos los que te escuchen a ti.

    Cómo hacer para que tus hijos te escuchen

    • Habla con claridad. Dile a tu hijo o hija que te mire a los ojos y háblale con claridad y con palabras que pueda entender. Pregunta si ha comprendido tu mensaje y no tengas reparo en repetirlo si fuera necesario. Dale opciones en vez de órdenes siempre que puedas y trata de averiguar en todo momento cuáles son sus sentimientos. Los niños, sobretodo los más pequeños, se dejan llevar por las emociones pero muchas veces no saben expresarlas.
    • Refuerza tu mensaje. Refuerza tus palabras con otros signos no verbales, sobretodo cuando estás tratando de llamar su atención para que haga algo que no es del todo de su agrado, como lavarse los dientes o recoger los juguetes. Dile, por ejemplo, “es hora de recoger los juguetes” y le muestras dónde tiene que guardaros. Refuerza tu mensaje con algo positivo: “si lo haces rápido y bien nos leemos un cuento juntos“.
    • La motivación. Hacer que tus hijos te escuchen es una tarea ardua, más aún si saben que los vas a regañar o que les vas a pedir que hagan algo que no quieren, por ello debes ser firme y conciso pero cariñoso al mismo tiempo. Deja claro qué es lo que quieres decir pero muestra que estás ahí para ayudar y para dialogar. No repitas en exceso el mismo mensaje con las mismas palabras ya que esto solo tendrá el efecto contrario.

    Entre los beneficios de la escucha activa en niños se encuentran los siguientes: se fortalecen vínculos, se evitan muchas rabietas, los niños pierden el miedo a una supuesta autoridad excesiva, se mejora la confianza en ambos sentidos y se refuerza la autoestima de los pequeños.

    También te puede interesar: Síndrome de los padres exigentes: Consecuencias para los niños y 10 consejos para educar a los hijos en habilidades sociales