Navidad 2016

Estimulación temprana: ¿Qué es y para qué sirve?

Estimulación temprana: ¿Qué es y para qué sirve?

Descubre una nueva y divertida forma de potenciar el correcto desarrollo físico, intelectual y social de tu hijo, ¡y de un modo totalmente natural!

    Estimulación temprana: ¿Qué es y para qué sirve?

    Uno de los principales objetivos de toda madre es proporcionar una vida feliz y plácida a nuestro hijo, y una forma de conseguirlo es ayudándole a adquirir un más que aceptable desarrollo, tanto físico como intelectual y social para que sepa desenvolverse por sí mismo. Una de las tácticas más apropiadas para conseguirlo, además del método Montessori o la educación psicomotriz, es la estimulación temprana. Te explicamos exactamente qué es y para qué sirve.

    La estimulación temprana es un conjunto de actividades centradas en la estimulación de los sentidos, especialmente la visión y el oído. Se ejecuta desde el mismo nacimiento del bebé y puede utilizarse hasta los 6 o 7 años, aprovechando el período en los que la plasticidad cerebral es mayor.

    Estas actividades están dirigidas a potenciar las capacidades de los bebés y agilizar su adaptación al entorno. Su finalidad es crear interconexiones neuronales más sólidas y reforzarlas, de modo que sus capacidades de percepción y aprendizaje sean mayores. Con ello, sus habilidades y destrezas surgirán de un modo más consistente y saludable.
    Para ello, la estimulación temprana se centra en cuatro bloques, los cuales están enfocados a un aspecto distinto y necesario para el futuro del bebé:
    Área cognitiva: Mejora la comprensión, el razonamiento y la adaptación a nuevas situaciones mediante experiencias.
    Área motriz: Potencia la capacidad de movimiento y coordinación permitiendo al bebé manipular todo tipo de objetos.
    Área de lenguaje: Abarca tanto la capacidad comprensiva como expresiva y gestual.

    Área socio-emocional: Perfecciona la capacidad de relacionarse con otras personas y expresar sus propios sentimientos mediante la interacción social.
    En resumidas cuentas, lo que conseguimos empleando la estimulación temprana es desarrollar al máximo las cualidades de nuestro bebé de una forma que resulta divertida para ellos. Es por esto que es muy útil para niños que presenten algún problema de salud, pero es recomendable para todos.

    No hay que confundir este refuerzo del pequeño con la pretensión de conseguir un niño con habilidades superiores. Estas actividades no persiguen en ningún momento forzar las capacidades de los niños, sino tratar de potenciarlas dentro de sus propios límites. Tampoco se intenta alterar los ritmos naturales del bebé o no respetar sus preferencias, sino que lo que se busca es proporcionarle un crecimiento en un entorno de respeto, conocimiento y habilidad.

    527

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares