Navidad 2016

Fábulas de Esopo para niños: Recopilación de las mejores

Fábulas de Esopo para niños: Recopilación de las mejores

Las fábulas de Esopo son relatos breves para niños que enseñan valores como el amor, la amistad, la lealtad...

por en Educación de los hijos, Mamá, Consejos Bebés, cuentos
Última actualización:
    Fábulas de Esopo para niños: Recopilación de las mejores

    Una divertida forma de aficionarse por la lectura y, al mismo tiempo, aprender valores tan importantes como el amor, la lealtad, el sentido del deber y otros muchos. Estos cuentos cortos incluyen una moraleja, valiosas enseñanzas para educar en valores a los niños, que los padres o profesores tendrán que explicar a los niños. Las fábulas de Esopo también suelen ir acompañadas de dibujos o imágenes de colores, para que sea aún más divertida y atractiva la lectura. A continuación, puedes encontrar una recopilación de las mejores fábuelas. Elige tu favorita.

    Había sido gran día para un lobo de renombre en todo el condado por su hambre insaciable. De hecho, sin siquiera mover un dedo, se las había arreglado para conseguir una excelente rapaz, encontrada al azar en el suelo, ya afectada por algún cazador, y había preparado una cena digna de reyes. El lobo, después de haber comido hasta saciarse, se fue al bosque a pasear. Allí se encontró con una oveja mansa que, aterrorizada por el temible animal conocido por sus enemigos, ni siquiera podía moverse, paralizada por el miedo.

    El lobo, más por instinto que por otras razones, agarró la presa manteniéndola cerca, muy cerca. Pero sólo después de apresarla se dio cuenta de que no tenía ningún apetito. Era necesario encontrar una razón válida para liberar a la oveja sin perder su fama. “He decidido”, dijo el lobo “que te dejaré ir, siempre y cuando me expongas tres deseos de manera inteligente. La oveja desconcertada, después de pensar por un momento, respondió: “Bueno, lo primero que querría es no haberte conocido nunca. Lo segundo, yo querría verte ciego. Pero ya que ninguno de estos dos deseos se cumplió, ahora deseo que toda tu especie sea maldita porque te has comido a cientos de mis amigos que nunca te hicieron daño. Inesperadamente, el lobo, en lugar de enojarse, dijo: “Agradezco tu honestidad. Has tenido mucho coraje para decirme lo que realmente piensas y por esto te dejo libre. Diciendo esto, liberó a las ovejas y, con un movimiento de cabeza, la invitó a alejarse. La moraleja es que la sinceridad es un regalo apreciado por la gente inteligente, capaz de no ofenderse ante declaraciones leales.

    Un día, el viento y el sol comenzaron a discutir sobre quién era el más poderoso en la tierra. El viento del norte y el sol disputaban sobre sus poderes, y para ello decidieron que ese título le correspondería al que fuera capaz de despojar de sus ropas a un viajero que vieron que llegaba por el camino.

    El viento empezó de primero, soplando con violencia; y apretó el hombre contra sí sus ropas, el viento asaltó entonces con más fuerza; pero el hombre, molesto por el frío, se colocó otro vestido. El viento vencido, se lo entregó al Sol.

    El empezó a iluminar suavemente, y el hombre se despojó de su segundo vestido; luego lentamente le envió el sol sus rayos más ardientes, hasta que el hombre, no pudiendo resistir más el calor, se quitó sus ropas para ir a bañarse en un río vecino.

    Moraleja: Ser persuasivo es más efectivo que utilizar la violencia.

    Un águila y una zorra que eran muy amigas decidieron vivir juntas con la idea de que eso reforzara su amistad. Entonces el águila escogió un árbol muy elevado para poner allí sus huevos, mientras que la zorra soltó a sus hijos bajo unas zarzas sobre la tierra al pie del mismo árbol. Un día que la zorra salió a buscar su comida, el águila, que estaba hambrienta cayó sobre las zarzas, se llevó a los zorruelos, y entonces ella y sus crías se regozijaron con un banquete.

    Regresó la zorra y dolida por la muerte de sus pequeños se preguntó cómo podría ella, siendo un animal terrestre, sin poder volar, perseguir a uno que vuela, Tuvo que conformarse con el consuelo de los débiles e impotentes: maldecir desde lejos a su enemigo.

    Pero no pasaría mucho tiempo para que el águila recibiera el pago de su traición contra la amistad. Se encontraban en el campo unos pastores sacrificando una cabra; cayó el águila sobre ella y se llevó una víscera que aún conservaba fuego, colocándola en su nido. Vino un fuerte viento y transmitió el fuego a las pajas, ardiendo también sus pequeños aguiluchos, que por pequeños aún no sabían volar, los cuales se vinieron al suelo.

    Corrió entonces la zorra, y tranquilamente devoró a todos los aguiluchos ante los ojos de su enemiga.

    Moraleja: No traiciones la amistad sincero, porque si lo haces, tarde o temprano, recibirás tu castigo.

    Más allá de un bosque de fresnos perfumados había un hermoso lago de aguas cristalinas en frente de los cuales, dos animales jóvenes, acariciados por una suave brisa de primavera, veían su reflejo, mirando cada uno su orgulloso porte y el color del cabello.

    Era una pantera elegante y un zorro demasiado lindo. ¿Quieres comparar mi figura con la tuyo?” Respondió la pantera: “Eres torpe y pequeño, y yo soy delgada, esbelta y flexible. El zorro, después de escuchar en silencio respondió: “Yo seré quizás menos bello y más pequeño, pero sigo siendo más guapo y más comprensivo. Y mi pelo es definitivamente más grueso y más caliente que el tuyo. Si fueras a la ciudad verías a unas cuántos damas están usando mi hermosa piel suave, a veces de color rojo y, a veces de plata”. Cada vez más altanera, la pantera, dijo: “En cuanto al pelo, sí, el mío es más corto pero más pulido y brillante, también en mi familia hay para elegir una selección de colores”. El zorro se dio cuenta de que su compañera de juegos era frívola y que se preocupaba sólo por su aspecto físico, por lo que concluyó: “Querida amiga, eres sin duda admirada por todos por tu belleza exterior. Pero yo soy mucho más apreciado por mi inteligencia y mi astucia. Te aseguro que estas son las cualidades más importantes y no la belleza física”. Al oír estas palabras, la pantera no fue capaz de argumentar nada a su favor y simplemente guardó silencio frente a la evidencia de los hechos. La moraleja es que la inteligencia y la bondad son dos cualidades mucho más apreciadas y valiosas que la belleza física.

    Un día, un ratón de la ciudad fue a visitar al a su primo en el campo. El primo vivía de manera sencilla, pero amaba a su amigo de la ciudad y le dio una cordial bienvenida. Tocino y frijoles, pan y queso eran lo único que podía ofrecer, pero los ofreció voluntariamente. El ratón de ciudad retorció su larga nariz y dijo: “No puedo entender, querido primo, como se puede tirar hacia adelante con un alimento tan miserable. Ven conmigo, y yo te mostraré cómo vivir. Cuando te hayas pasado una semana en la ciudad, no podrás soportar la vida en este campo”. Dicho y hecho, los dos ratones salieron y llegaron a la casa de la ciudad a altas horas de la noche. “¿Quieres un refresco, después de un viaje tan largo?”, le preguntó cortesmente el ratón de la ciudad; y llevó a su amigo al gran comedor. Aquí se encontraron los restos de un banquete de los ricos y de inmediato comenzaron a devorar pasteles, mermelada y todo estaba bien. De repente oyeron los ladridos. “¿Qué es esto?”, preguntó el ratón de campo. “Oh, son tan sólo los perros de la casa”, dijo el otro. “No me gusta esta música, con las comidas”. En ese momento se abrió la puerta y aparecieron dos enormes mastines: los dos ratones apenas tuvieron tiempo para saltar y salir corriendo. -”Adiós, primo”, dijo el ratón del campo. “¡Cómo! ¿Te vas tan pronto?”, preguntó el otro. “Sí”, dijo el ratón: “Mejores habas y tocino en paz que pasteles y mermelada en la angustia”. La moraleja: la riqueza no es todo en la vida.

    Un hombre tenía una gallina que todos los días ponía un huevo de oro. Como era ambicioso empezó a pensar en que el animal debía tener en su interior una gran barra de oro. Entonces decidió matarla para sacar la barra y se encontró con que la gallina era exactamente igual a todas las de su especie. Por alcanzar de una vez toda la riqueza perdió inclusive lo poco que tenía. La moraleja es que debemos contentarnos con los bienes que poseemos y no codiciar insaciablemente riquezas imposibles.

    También te puede interesar: Cuentos tradicionales para niños: Las mejores recopilaciones y descubre cómo estimular la lectura entre tus hijos.

    1694

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Educación de los hijosMamáConsejos Bebéscuentos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares