Navidad 2016

Fiebre en niños: causas, remedios y cuándo llamar al pediatra

Fiebre en niños: causas, remedios y cuándo llamar al pediatra

Fiebre en niños: causas, remedios y cuándo llamar al pediatra. La fiebre en sí no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa frente a las infecciones. Descubre qué hay detrás de esas décimas de más y cuándo hay que preocuparse.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, salud niños
Última actualización:

    fiebre en los niños

    Es habitual en los niños, pero ¿cuáles son las causas de la fiebre y qué remedios podemos aplicar?, ¿cuándo conviene llamar al pediatra? Vamos a ver más detenidamente de qué puede advertirnos el aumento de temperatura en los más pequeños.


    La fiebre, cuando se trata de los niños, puede aparecer sin que haya otros síntomas o dolencias claras, como un resfriado, tos o diarrea. De hecho, con frecuencia aparece sin previo aviso. ¿Qué hacer? Estos son algunos de los consejos básicos que pueden servir de ayuda a los padres a la hora de lidiar con la fiebre.


    La fiebre no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa de nuestro organismo para combatir una infección. El aumento de la temperatura bloquea el crecimiento de las bacterias o virus, siendo una señal de que algo no va bien. Las infecciones que pueden cursar con fiebre en los más pequeños son muchas, pero las más comunes son las enfermedades respiratorias, como los resfriados, gripes, dolor de garganta o bronquitis. En ocasiones, la fiebre también estar causado por el uso de algún tipo de fármaco, o como efecto secundario de las vacunas.


    Descansar y tomar muchos líquidos, es la mejor fórmula para combatir la fiebre en los niños. En la mayoría de los casos, en apenas unas horas suele remitir, pero si la temperatura sigue subiendo y el niño presenta otros síntomas como vómitos, deshidratación o malestar intenso, lo más aconsejable es consultar con el pediatra para ver qué tratamiento o fármaco es el más indicado.

    En estos casos, también es aconsejable colocar al niño en una habitación en la que no haga ni mucho frío ni mucho calor. Para bajar la fiebre, aplicar una esponja humedecida en agua tibia. Hay que evitar los baños demasiados fríos, o aplicar bolsas de hielo o alcohol, ya que pueden enfriar demasiado la piel y empeorar la situación. Ante cualquier duda, hay que consultar siempre al médico.


    En caso de duda, y antes de administrar cualquier medicamento a los niños, hay que consultar al médico. Es absolutamente imprescindible ponerse en contacto en caso de fiebre en los niños pequeños y, sobre todo, para tratar la fiebre alta. Los casos en los que la fiebre puede ser preocupante son los siguientes: si el niño es menor de 3 meses y tiene una temperatura mayor de 38 grados; si tiene entre 3 y 12 meses y una temperatura superior a 39 grados; si tiene menos de 2 años y la fiebre dura más de 24 a 48 horas; o si tiene más de 2 años y fiebre persistente. Cuando el bebé llora continuamente o es incapaz de mover el brazo o la pierna, puede implicar riesgos de de convulsiones, debiendo llamar al pediatra de inmediato.

    También te puede interesar: Remedios naturales para aliviar las dolencias infantiles más comunes y todo lo relativo al termómetro: ¿sabemos usarlo?

    706

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáConsejos Bebéssalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares