Navidad 2016

Gastroenteritis en niños pequeños: síntomas, duración y dieta

Gastroenteritis en niños pequeños: síntomas, duración y dieta

La gastroenteritis es una infección contagiosa que afecta a los más pequeños. Te contamos todo lo que debes saber para combatirla.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá
    Gastroenteritis en niños pequeños: síntomas, duración y dieta

    La gastroenteritis o gripe estomacal es una infección intestinal muy común que apenas suele durar unos dos o tres días. A pesar de no ser grave, provoca diarrea, vómitos y náuseas, además de fiebre y dolor abdominal en algunos casos. No existen remedios totalmente eficaces a la hora de combatir esta enfermedad, por lo que hay que hacer todo lo posible por prevenirla, teniendo especial cuidado en la comida y la bebida. La deshidratación se posiciona como uno de los factores que propician tanto la aparición como la prorrogación de la gastroenteritis en los niños pequeños. Si quieres saber más, te contamos con todo detalle los síntomas, duración y dieta de la gastroenteritis.

    La gastroenteritis se da mucho entre los niños pequeños, especialmente en los que aún no han cumplido los 5 años de edad. En la mayoría de los casos está causado por un virus, aunque hay casos en los que otros tipos de bacterias pueden causarlo. Es capaz de hacer que el niño llegue a tener una fiebre que llegue hasta los 40 grados, e incluso se puede dar la aparición de sangre en las heces. En otros casos, puede darse la gastroenteritis viral, caracterizada por una inflamación del estómago y presentar diarrea y/o vómitos.
    Hay distintos virus que causan gastroenteritis en los niños. El que afecta a los bebés de entre 3 y 15 meses es el rotavirus, y es la principal causa de diarrea en los niños menores de 5 años. Los niños pueden infectarse al comer alimentos o bebidas contaminadas, y apenas notarían cambio alguno en el día de la infección. Dos días más tarde aparecerían vómitos, diarrea, dolor abdominal y, en algunas ocasiones, fiebre alta. Estos síntomas, por lo general, duran de entre 2 y 3 días, pero hay casos en los que llegan a estar presentes durante una semana entera.
    Otro virus que puede causar gastroenteritis es el adenovirus, que afecta a niños menores de 2 años. Este virus causa vómitos y diarrea una semana después de la infección.
    El calicivirus es el principal causante de los brotes de gastroenteritis viral, cuyos síntomas son vómitos, diarrea, dolores musculares, fatiga y dolor de cabeza.
    Por último, el astrovirus es capaz de infectar especialmente a los bebés y causarles vómitos y diarrea.

    La gastroenteritis viral suele resolverse entre 5 y 7 días. Sin embargo, es muy importante mantener hidratado al niño durante todo el tiempo que se presenten los síntomas, ya que de no hacerlo el pequeño se deshidrataría y los prolongaría durante más de una semana, incluso en algunos casos puede necesitar hospitalización. Hay casos en los síntomas se presentan durante más de 14 días, necesitando una dieta especial, antibióticos y resinas intestinales para su recuperación.

    Esta infección es altamente contagiosa durante toda la fase sintomática e incluso algunos días después de su recuperación, por lo que es necesario seguir unas reglas para evitar infecciones tanto en casa como en la guardería o colegio. Para empezar, es muy importante lavarse bien las manos. Evitar compartir juguetes, toallas, vasos y platos también es fundamental, por lo que han de limpiarse con agua y jabón los objetos y superficies manipuladas por el niño. De este modo, evitamos que los gérmenes puedan transmitirse también a través de la saliva.

    Uno de los mayores factores de riesgo es la deshidratación, ya que los vómitos y la diarrea hacen que el pequeño pierda una gran cantidad de líquidos. Los signos clínicos de la deshidratación son una pérdida del 5% del peso corporal, escasa temperatura cutánea, piel, lengua y labios secos y agrietados, ojos hundidos, sequedad en las mucosas o llantos sin lágrimas. En los casos más graves se presenta palidez, flacidez y pulso rápido, estando el pequeño especialmente cansado, con mucho sueño y deprimido.

    Como ya se ha dicho anteriormente, no existe una terapia totalmente efectiva para la gastroenteritis. Únicamente tenemos que evitar la deshidratación y seguir una dieta que haga que los síntomas sean más llevaderos hasta que desaparezcan.

    Lo primero que se recomienda es tomar muchos líquidos, especialmente bebidas que se elaboran para deportistas, ya que contienen una gran cantidad de sales minerales que ayudarán al pequeño a no deshidratarse. También pueden tomar limonadas o sopas caseras. Es importante que trates de darle los líquidos fríos, ya que las bebidas calientes favorecen el vómito.
    En cuanto a la alimentación es aconsejable introducir una dieta blanda con alimentos de fácil digestión, como puede ser arroz blanco, pan tostado, galletas, patatas o manzanas. Con esto conseguirás que se sienta mejor en caso de tener diarrea o vómitos frecuentes. Eso sí, siempre evitando darles alimentos que lleven leche o tomate, ya que empeoraría la diarrea.

    1032

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares