Navidad 2016

Habilidades de los niños que crecen en familias grandes

Habilidades de los niños que crecen en familias grandes

Crecer en una familia pequeña tiene ventajas, pero crecer en una grande es sencillamente fantástico. ¡Descubre las habilidades que aprenden los niños!

por en Educación de los hijos, Mamá
    Habilidades de los niños que crecen en familias grandes

    Vivir con una familia muy numerosa es complicado. No solo resulta muy difícil compaginar comidas y quedadas a la hora de quedar todos juntos, sino que también se dan los ya conocidos choques entre las distintas opiniones respecto a temas polémicos de la actualidad. Pero todo esto, lejos de presentar un problema para el desarrollo de los niños, ofrece grandes beneficios para ellos. Te mostramos las habilidades de los niños que crecen en familias grandes y que no tienen el resto.

    1. Sociabilidad

    A los niños que crecen en una familia grande les encanta estar acompañados, más que nada porque es a lo que se acostumbran desde pequeños. A veces pueden desear estar solos o tener una familia menos ruidosa, pero lo cierto es que le es de gran ayuda para acercarse a otras personas y hablar con naturalidad, evitando convertirse en niños introvertidos.

    2. Destacar entre la multitud

    Cuando hay tantas personas en juego es muy difícil destacar. Es en el seno de su propia familia donde entenderá que cada persona tiene unas características que le ayudarán a brillar por su cuenta, como por ejemplo ser muy estudioso, muy guapo, muy trabajador o muy cariñoso. Esto será lo que utilice para darse a conocer en el mundo real y, por supuesto, sabrá muy bien cómo reforzarlo.

    3. Ser fiel a sus seres queridos

    Puede que alguna que otra vez tenga una riña con un familiar, pero no por ello acabarán distanciándose. El concepto de unión va a solidificarse en su aprendizaje y siempre estarán presentes la comprensión, la solidaridad y la ayuda mutua. Entenderá, por lo tanto, que las personas se equivocan y que no por ello pierden el derecho a tener una segunda oportunidad.

    4. Anticiparse a su propia edad

    En caso de que el niño tenga hermanos o familiares mayores, va a poder anticiparse a todo lo que puedan enseñarle durante una edad determinada o, incluso, a acontecimientos que va a tener que vivir. Por ejemplo, sabrán lo que es una ruptura de pareja y los síntomas que experimentará antes de que haya sentido atracción por otra persona.

    5. Donde caben dos, caben tres

    ¿Ha llegado una visita de improvisto? Ningún problema, el niño habrá aprendido a compartir un poquito de su comida y a ceder espacio para que pueda sentarse a la mesa con todos y disfrutar.

    6. Empatía

    Puede que se deba a que pasáis mucho tiempo juntos, pero lo cierto es que el pequeño acabará aprendiendo a detectar cuándo una persona se siente triste, cuándo no está a gusto o cuándo le ha pasado algo. De cara a sus relaciones con amigos, le va a ayudar a ser muy cercano y, por lo tanto, muy querido.

    7. Reírse de sí mismo

    Esta habilidad no la tiene todo el mundo y es fundamental. Los niños que crecen en una familia grande siempre se verán en situaciones en las que alguien diga algo vergonzoso sobre él, se ría de algo que ha dicho o simplemente lance una burla amistosa. Al principio puede que se sienta un poco avergonzado, pero poco a poco verá que esos comentarios no son con mala fe, les perderá el miedo y hasta aprenderá a contestar de forma ocurrente.

    8. Positividad

    Con todos los cumpleaños que hay y los triunfos de cada integrante de la familia, aprenderá que siempre hay algo que celebrar. Aprenderá a ver las cosas buenas de la vida y a dejarse llevar por esos momentos en los que se siente realmente bien en compañía de sus más allegados, por lo que se convertirá en un niño realmente feliz.

    738

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Educación de los hijosMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares