Hablar con extraños: Ventajas y peligros

¿Hablar con extraños es siempre negativo para los niños? La respuesta es no. Descubre las ventajas que presenta sin olvidar los peligros latentes.

por , il

    Hablar con extraños: Ventajas y peligros

    De pequeñas siempre nos han dicho que no debemos hablar con extraños y mucho menos con aquellos que nos ofrezcan dulces a cambio de ir con ellos. Evidentemente, nuestras madres temían que una de estas personas pudiera secuestrarnos, aunque no siempre tiene por qué darse un final tan desgarrador. De hecho, hablar con otras personas desconocidas trae consigo aspectos positivos para el desarrollo infantil. Te mostramos las ventajas y peligros de hablar con extraños.

    Ventajas de hablar con extraños

    1. Sube el ánimo

    Hablar con extraños es muy diferente a hablar con personas de nuestro círculo más cercano. El hecho de que no tengamos confianza con ellos nos hace ser más agradables y amistosos, aunque sea de un modo inconsciente. Esta conducta en la que prima la sonrisa y el positivismo ayuda a los niños a perder el miedo a hablar con otras personas y, por supuesto, a sentirse mejor.

    2. Aumenta el sentimiento de pertenencia

    A veces los niños suelen sentirse desplazados, especialmente si sufren acoso escolar, pero hablar con desconocidos les ayuda a sentirse más queridos y a ver que no todo el mundo está dispuesto a darle la espalda.

    3. Aprenden otros puntos de vista

    Tendemos a pensar que nuestro punto de vista es siempre el verdadero, pero muchas veces no es así. Dejar a tu hijo hablar con personas desconocidas le permite abrir su mente y descubrir nuevos puntos de vista que nunca se le habrían pasado por la cabeza.

    Peligros de hablar con extraños

    1. No todo el mundo va con buena intención

    Esto es lo que nos repetía una y otra vez nuestra madre, y es que no todo el mundo se acerca a nosotras con buen corazón. Desgraciadamente, en el mundo existe mucha maldad y se dan muchas desgracias que nos hacen estar alerta en cualquier momento, especialmente con los más indefensos: nuestros hijos.

    2. Pueden encontrar a malas influencias

    Antes hemos comentado que los niños pueden aprender otros puntos de vista, pero eso no quiere decir que siempre vayan a ser enfoques adecuados. Puede darse el caso de que se tope con alguien cuya forma de vida o creencias choquen con lo que para nosotras es adecuado. Es precisamente para evitar este tipo de aprendizajes erróneos por los que no deberás quitarle el ojo de encima a tu pequeño cuando alguien le dirija la palabra.

    Recomendaciones

    Como has podido comprobar, existen más pros que contras a la hora de dejar a tu hijo hablar con extraños, pero está claro que deberás llevar siempre mucho cuidado. Nuestra recomendación es que des a tu hijo su propio espacio y le permitas hablar con otras personas, pero vigilándole en todo momento desde la distancia. Evidentemente, si se acerca alguien que no nos dé buena espina podremos acercarnos y llevarnos a nuestro pequeño a un lugar más seguro, o incluso podrás reducir la distancia de libertad si el lugar en el que te encuentras no te resulta lo suficientemente acogedor. En definitiva, no le quites el ojo de encima y comprobarás que tu pequeño va poco a poco adquiriendo habilidades sociales que le harán sentir mucho mejor. ¡Comprobado!