Navidad 2016

Hidratación embarazo: ¿Cuánta agua debes beber al día?

Hidratación embarazo: ¿Cuánta agua debes beber al día?

Hidratación embarazo: ¿Cuánta agua debes beber al día? La respuesta, según los médicos y expertos, es tres litros al día, uno más que la recomendación realizada a la población general. El aumento, el cual debe ser paulatino, pasando de los 2,5 litros durante el primer trimestre del embarazo, a los 3 en el segundo y tercer trimestre, se debe a los continuos cambios que experimenta el cuerpo y que aumentan el riesgo de deshidratación o déficit de nutrientes durante el embarazo. Los beneficios de la hidratación no solo repercuten en la salud de la madre, también del feto.

por en Embarazo, Ginecología, Mamá, Noticias Médicas, Prevención, Salud de Mujer, feto embarazo, Primeros meses embarazo
Última actualización:
    Hidratación embarazo: ¿Cuánta agua debes beber al día?

    Hidratación embarazo: ¿Cuánta agua debes beber al día? Para una correcta hidratación se recomienda tomar entre 1,5 y dos litros de agua al día, cantidad que en el caso de las mujeres embarazadas se debe aumentar hasta los tres litros. ¿A qué se debe este aumento? Al mayor riesgo de deshidratación y déficit de nutrientes debido a los cambios fisiológicos que experimenta nuestro cuerpo durante el periodo de gestación. La hidratación, además, revierte en la salud y el desarrollo del feto.


    Una correcta hidratación es parte indispensable de la nutrición. El agua es un nutriente esencial, no en vano cerca del 60% de nuestro organismo es agua. Una hidratación adecuada ayuda al resto de nutrientes a cumplir su función y además ayuda a nuestro organismo a eliminar las toxinas y otras sustancias. Pese a la importancia de la hidratación, la mayoría desconoce la cantidad de líquido que debe ingerir para cubrir las necesidades de nuestro cuerpo. Además, en determinadas etapas de la vida, como el embarazo o lactancia materna, la hidratación juega un particular papel. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (Senc) recomienda ingerir tres litros de agua al día, un litro más de la cantidad recomendada a la población en general.

    El motivo de este aumento se debe a que, durante el periodo de gestación y debido a los constantes cambios que experimenta el cuerpo de la mujer, existe un mayor riesgo de deshidratación y déficit de nutrientes. Una correcta hidratación, tal y como han señalado desde la Senc, contribuye a mantener el líquido amniótico, protege de las infecciones urinarias y previene la formación de cálculos renales, entre otros. Beneficios para la madre que, como se pone de manifiesto en la monografía editada por la Senc, en colaboración con Solán de Cabras, se hacen extensivos al feto. Uno de los riesgos de deshidratación más comunes durante el embarazo está relacionado con los vómitos y náuseas matutinas.

    Una hidratación adecuada durante esta etapa también ayuda a prevenir la acidez estomacal y el estreñimiento.

    Pero la deshidratación también puede conllevar más síntomas o molestias, tales como dolor de cabeza, alteraciones en la piel, sensación de fatiga, mayor intolerancia a los cambios de temperatura y alteraciones urinarias.

    Según han explicado los médicos y expertos de la Senc, el aumento del consumo de líquidos debe ser paulatino. Así, durante el primer trimestre es aconsejable beber 2,5 litros de agua al día. En el segundo y tercer trimestre, tres litros.

    De la misma manera, la hidratación también juega un papel primordial durante la lactancia materna, siendo recomendable incrementar el consumo de agua al igual que durante el embarazo. En este caso, cabe señalar que el 90% de la leche materna es agua. A este respecto, la Asociación Española de Pediatría aconseja la alimentación exclusiva con leche materna durante los primeros seis meses.

    Para una correcta hidratación es conveniente beber agua y otros líquidos de manera periódica, sin necesidad de esperar a tener sed. Además, de agua, también es aconsejable tomar otras bebidas, como refrescos, zumos, infusiones, leche y alimentos con un alto contenido hídrico, como las frutas y verduras. En cuanto al agua, durante el embarazo y la lactancia, es recomendable optar por el agua mineral, en concreto de baja mineralización, con contenidos de calcio, flúor y magnesio, así como bajo contenido en sodio.

    765

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoGinecologíaMamáNoticias MédicasPrevenciónSalud de Mujerfeto embarazoPrimeros meses embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares