Hipermaternidad: Qué es y consecuencias en los hijos

La hipermaternidad es uno de los problemas más graves para los niños, y es que solucionar todos sus problemas deriva en consecuencias muy negativas.

por , il

    Hipermaternidad: Qué es y consecuencias en los hijos

    Toda madre busca siempre lo mejor para su hijo, pero en ocasiones nos obsesionamos tanto en eliminar los problemas de su camino que no nos damos cuenta del grave perjuicio que ocasionamos a su desarrollo. Te contamos qué es la hipermaternidad y qué consecuencias tiene en los hijos.

    ¿Qué es la hipermaternidad?

    La hipermaternidad es un concepto establecido por Eva Miller, la cual lo define como un método de crianza que destaca por la concepción de los hijos como seres intocables. Bajo esta idea, las madres pasamos a pensar erróneamente que somos las responsables máximas de su bienestar y de que nuestro hijo no tenga que pasar por momentos difíciles, por lo que tratamos de solucionar todos los problemas que puedan surgirle. Pero no sólo eso, sino que también tratamos de anticiparnos a sus deseos antes incluso de que ellos lo pidan.

    Consecuencias de la hipermaternidad

    1. Elimina el sentido de la autonomía

    El hecho de que acudamos a solucionar los problemas a nuestros hijos cada vez que se topan con una dificultad los convierte en dependientes, lo cual es un grave problema para su desarrollo. Los niños no serán capaces de iniciar ninguna actividad por sí mismos, lo que les traerá problemas tanto laborales como a título personal.

    2. Problemas de frustración

    Los niños deben aprender desde una edad muy temprana a soportar y afrontar la frustración que genera el equivocarse o el que algo no le vaya bien. Sin embargo, con la hipermaternidad lo único que conseguimos es evitarla, por lo que cuando se le presenten momentos difíciles el niño no lo soportará y abandonará cualquier actividad en la que encuentre alguna dificultad. Además, la frustración también se presentará cada vez que le niegues algo que te esté pidiendo, pudiendo llegar a convertirse en un niño malcriado.

    3. Problemas de autoestima

    Parece que hoy en día las madres vemos el éxito de nuestros hijos como un logro propio, llegando a presionarlos o haciendo sus tareas por ellos para que el resto de madres puedan comprobar que su hijo es el mejor de la clase. Esto les hará creer que son los mejores, pero cuando se vean solos se darán cuenta de que ellos también cometen errores, haciendo caer en picado su autoestima.

    4. No disfrutan de la infancia

    Nuestra preocupación por que nuestros hijos se conviertan en los mejores nos hace apuntarlos a muchísimas actividades extraescolares, los cuales acaban pasando la infancia sin disfrutar de lo verdaderamente importante: jugar, disfrutar, descubrir…

    Consejos contra la hipermaternidad

    Si crees que eres una hipermadre y quieres cambiar para que tu hijo no sufra tales consecuencias, lo mejor es que te relajes. No debes olvidar que tu hijo es un niño pequeño que absorbe todo lo que vive como una esponja y que es un gran momento para comenzar a exponerlo a conocimientos académicos, pero tienes que interiorizar que no se ha de dejar a un lado ni la creatividad ni la diversión, los cuales son totalmente necesarios para su desarrollo.

    Para fomentar estos aspectos cruciales de su vida es necesario que se aburra, ya que es la forma más efectiva de desarrollar el ingenio y de que se equivoque, lo cual le va a ayudar a salir indemne de cualquier error que cometa en el futuro. Por ello, debes dejarle su espacio y no resolver sus problemas, sino ayudarle a que él mismo los resuelva.

    Además, y para desarrollar el sentido de la responsabilidad y la autonomía, te aconsejamos que reduzcas el número de actividades extraescolares y le encomiendes una serie de labores domésticas que deberá cumplir. Con esto, no se agobiará ante situaciones en las que se vea solo y tendrá muchos conocimientos necesarios, como puede ser prepararse algo para comer o mantener la casa limpia en un futuro.