Navidad 2016

Jamón ibérico: Bueno para las embarazadas

Jamón ibérico: Bueno para las embarazadas

Jamón ibérico: Bueno para las embarazadas. Avalado por los primeros resultados científicos, el jamón ibérico elimina en su largo proceso de curación el posible riesgo de toxoplasmosis, precisamente el motivo por el que se viene desaconsejando el consumo de este alimento durante el periodo de gestación.

    Jamón ibérico: Bueno para las embarazadas

    Jamón ibérico: Bueno para las embarazadas, ya que como han constatado los primeros resultados de un nuevo estudio que indaga en las propiedades de un alimento tan sano y completo como los demás. Sin embargo, hasta ahora, se había aconsejado excluir de la dieta de la mujer embarazada por el riesgo de contraer toxoplasmosis, un riesgo que los expertos aseguran que se elimina completamente en el proceso de curación del jamón. Darse un capricho nutritivo y probar el jamón durante el embarazo empieza a ser posible.


    Comer jamón ibérico no conlleva riesgos para la embarazada ni para el feto, tal y como señalan los primeros resultados publicados del estudio que está llevando a cabo el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico. El estudio forma parte del acuerdo de colaboración, tanto científica como técnica, alcanzada con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, SEGO, tanto para dar a conocer los resultados de las diferentes investigaciones como para la elaboración de un protocolo básico de información, avalado por un estudio científico, sobre el consumo de jamón ibérico durante el periodo del embarazo.

    Hasta ahora, el jamón ibérico es un alimento que se suele descartar de la dieta de la mujer embarazada ante el posible riesgo atribuido de contraer toxoplasmosis. Sin embargo, los especialistas consideran que el largo proceso de curación al que se somete el jamón ibérico antes de llegar al plato es suficiente para eliminar este riesgo.


    Hay que tener en cuenta, y así lo han hecho los investigadores, que el consejo de no comer jamón durante el embarazo termina por hacerse extensivo al entorno más cercano de la mujer. Por este motivo, los investigadores también quieren hacer extensivos los resultados del estudio sobre el jamón ibérico al resto de la población, con la idea de concienciar de que se trata de un alimento tan sano y completo como el resto de las carnes.

    Así, el jamón, además de ser uno de los alimentos más característicos y con más tradición de la dieta española, también es una importante fuente de nutrientes, tales como proteínas, vitaminas (especialmente vitamina B), minerales (hierro, fósforo, zinc, magnesio y calcio), grasas y, sin olvidar, los ácidos grasos insaturados (entre ellos, merece la pena destacar la presencia del ácido oleico, beneficioso entre otros para regular los niveles de colesterol).

    Por su parte, el jamón no contiene carbohidratos, fibra ni azúcares. Sí es cierto que el jamón es un producto salado y que, como hemos señalado, contiene grasa, por lo que es aconsejable moderar, que no restringir, su consumo en el caso de aquellas personas que tengan problemas de peso o de hipertensión arterial. Salvo recomendaciones específicas, el jamón ibérico, por sus señas de identidad y sus características nutricionales, hace tiempo que se ganó un hueco y un protagonismo en una dieta sana y equilibrada. Ahora, con este nuevo estudio publicado y la línea de investigación abierta para la publicación de un protocolo, las mujeres embarazadas también tendrán la posibilidad de recuperar para su dieta una porción de jamón sin riesgo para su salud ni la de su futuro bebé.

    671

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónAlimentación EmbarazoEmbarazoInvestigaciones MédicasMamáNutriciónSalud de MujerBeneficios alimentosfeto embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares