Karate y Taekwondo: deportes de disciplina para los niños

Karate y Taekwondo: deportes de disciplina para los niños. Pese a la idea inicial que tenemos sobre el Karate y el Taekwondo de deportes violentos, ambas artes marciales suponen para los niños que lo practican multitud de beneficios. En primer lugar beneficios físicos, mejoran la resistencia, la elasticidad y la fuerza. Por otro lado, mejoran la autoconfianza, la educación, el respeto y la capacidad de análisis y comprensión. En definitiva, suponen numerosos beneficios para aquellos niños que lo practican.

  • Comenta
Karate ninos

Karate y Taekwondo: deportes de disciplina para los niños. Cuando hablamos de este tipo de deportes, muchas veces nos vienen a la mente aquellas películas que los han recreado y las fotografías y reportajes que hemos podido ver al respecto. En gran parte de las ocasiones, relacionamos este tipo de deportes con violencia y agresividad, sin embargo nada más lejos de la realidad. Para ser realistas tanto el Karate como el Taekwondo en este caso, son unos de los deportes más completos para que los niños lo practiquen desde bien pequeños. No solamente ejercita todas las capacidades del cuerpo en cuanto a elasticidad, fuerza o resistencia sino también otras añadidas al ser humano como la disciplina, educación y compañerismo. ¿Quieres conocer los beneficios de estas dos artes marciales?

El deporte, como bien es sabido por todos, es indispensable para una vida sana y equilibrada. La cita “men sana in corpore sano” es una de las reglas básicas en la vida de mucha gente cuyo fin es mantener un equilibrio mental acompañado de un estado físico espléndido.

En los niños la regla no ha de ser diferente. Y en nuestra mano está que así sea. La obesidad infantil, uno de los problemas que afectan cada vez a nuestros niños puede reducirse a través del deporte y ¿por qué no a través del karate? Si a una disciplina física le acompañamos con una disciplina en alimentación, como por ejemplo a través de la plataforma de Método Bouquet donde influye en los niños para tener un mayor interés sobre la fruta y la verdura, los problemas físicos y psicológicos derivados del problema anterior pasarán a la historia.

Ten en cuenta estas disciplinas, conoce un poco sobre ellas y sobre todo recuerda los beneficios que aportan a los más pequeños.

¿En qué consisten ambas artes marciales?

Ambas son artes marciales milenarias donde se producen combates uno contra uno siguiendo unas reglas de contacto.

El karate se caracteriza por emplear, principalmente, golpes de puños y patadas. En este deporte es muy importante la coordinación y las posturas adecuadas en cuanto al traslado del peso y la importancia de este para las caídas.

El taekwondo por su parte utiliza las técnicas de patada pero también una gran variedad de golpes con puños, codos, rodillas y pies acompañado todo ello de unas técnicas de golpeo basadas en patadas aéreas y movimientos más acrobáticos que en el caso del karate.

Ambos se han convertido con el paso de los años en deportes de autodefensa reglados y totalmente organizados.

Beneficios del karate y el taekwondo para los niños

Aunque ambos deportes son deportes de autodefensa, ambos están reglados y proporcionan a los niños multitud de beneficios. Entre ellos:

  • Mejora la forma física del niño proporcionando a niño o niña un aumento de flexibilidad, resistencia, fuerza, reflejos y motricidad e incremento de energía.
  • Mejora la autoconfianza.
  • Aumenta el autocontrol.
  • Favorece la concentración y la disciplina lo que ayudará a los niños a esforzarse de igual forma en conseguir sus objetivos académicos y mejorará su rendimiento escolar.
  • Fomenta el respeto a los compañeros y a su entrenador, de la misma forma que se podría extrapolar a su vida cotidiana con su familia, compañeros y amigos.
  • Mejora sus habilidades físicas: correr, saltar, flexionarse, estirar, etc.
  • Liberan energía y adrenalina.
  • Aumenta y mejora su capacidad de análisis. Son capaces de comprender si un movimiento está mal realizado, cuál es la causa y cómo resolverlo. Lo que posteriormente aplicarán en su vida diaria.
  • Aprenden a trabajar bajo presión. En el momento en que el entrenador le encomienda una tarea y le presiona para su realización correcta. O la presión ejercida en la participación de torneos.

En definitiva, pese a lo que entendemos normalmente por este tipo de deportes, son sumamente beneficiosos para aquellos niños que lo practican. Desde los 4 a los 14 años, su capacidad de absorción de aquellas cosas positivas y de disciplina son mayores, y ambas artes marciales les proporcionan valores básicos para su mejor desarrollo.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba