Navidad 2016

La respiración durante el parto: especial importancia contra el dolor

La respiración durante el parto: especial importancia contra el dolor

La respiración durante el parto: especial importancia contra el dolor. El parto es uno de los momentos que más dolor proporciona a una mujer. Sin embargo, una buena respiración y un buen control de la misma hace que ese dolor se reduzca considerablemente. Además facilita una mejor oxigenación para el bebé, así como un control del nerviosismo y del estrés para la madre.

por en Embarazo, Mamá, Parto y posparto, Consejos Bebés, Respiración
Última actualización:

    respiracion en el parto

    La respiración durante el parto: especial importancia contra el dolor. Probablemente uno de los momentos más especiales, más importantes y de más nervios en la vida de una mujer es: el día del parto. En este momento muchas son las emociones que sentimos, que nos recorren todo el cuerpo: el sentimiento de si todo saldrá bien, las ganas de ver a nuestro bebé, los nervios de la primera vez sobre cómo será el parto y por supuesto el miedo al dolor del que tantas veces nos han hablado. Cuando un parto se realiza de forma natural, por regla general siempre supone momentos de dolor, que por otro lado merecen la pena cuando ves por fin a tu pequeño. ¿No podemos hacer nada nosotras para aliviarlo?

    La gran mayoría de las mujeres sienten dolor en el momento del parto, y es algo natural, aunque no por ello menos molesto. Sin embargo, durante los meses previos a este momento, las mujeres asistimos junto a nuestras parejas, en muchas ocasiones, a las clases de preparación al parto.

    Estas clases tienen una gran importancia. Asistir a ellas y, sobre todo, poner en práctica día a día lo que en ellas se nos dice es vital para tener un parto controlado y con menos dolor.

    El parto es un momento de nerviosismo, de estrés y de tensión, y aunque para las madres primerizas es un poco más intenso, nadie se salva de ello, y es normal. Sin embargo, una madre que se ha preparado durante todo el embarazo realizando ejercicios de control de la respiración podrá recuperarse mejor de las contracciones, así como participar más activamente con el equipo médico que le asista durante el parto.


    Los meses antes del parto es bueno realizar ejercicios que nos ayude a relajarnos y a controlar la respiración. Siempre y cuando el médico nos dé su consentimiento. Ejercicio como el Pilates, cuya base se centra en la respiración, será muy beneficioso, así como el yoga que además de fortalecer los músculos prepara al cuerpo para el estrés que supone el parto.

    En las clases de preparación al parto, se realizarán diferentes ejercicios que son muy aconsejables realizar diariamente en casa. Sin embargo, lo que debemos aprender y ensayar es la respiración, ya que es la parte fundamental del parto. Una buena respiración ayuda a controlar el nerviosismo y reduce la tensión muscular.


    Como venimos diciendo a lo largo de todo el artículo, la respiración es la base fundamental para un parto con menos dolor y más controlado. La sensación de estar todo bajo control supone una relajación mayor y una sensación mayor de bienestar.

    Las técnicas básicas de respiración son las siguientes:

    • Respiración abdominal.

      Este tipo de respiración se ha de realizar durante la primera fase del parto, es decir, durante las contracciones. Esta técnica consiste en coger aire por la nariz hasta llenar los pulmones mientras el abdomen se hincha poco a poco. Posteriormente se expulsará por la boca mientras se contrae lentamente los músculos del abdomen. Esta respiración, realizándola en cada contracción, ayuda a la oxigenación del bebé.

    • Respiración para la fase de expulsión. Como su propio nombre indica: se realiza para empujar. Es la parte más dura del parto y hay que tener en cuenta que se ha de empujar con el abdomen. Por ello es también recomendable que mientras realicemos este tipo de respiración la barbilla este hacia el pecho, para evitar hacer fuerza con otras partes de nuestro cuerpo. Estas respiraciones serán cortas y profundas. En el momento del empuje la respiración se cortará para hacer fuerza.
    • Jadeo. Cuando estamos en el momento del empuje, es imprescindible hacerlo solamente cuando los facultativos nos lo indiquen. Pese a ello, la presión del bebé, hace que tengamos ganas de empujar aunque el grupo médico no nos lo haya indicado. Para ese caso tenemos que poner en marcha la técnica del jadeo, que consiste soplos continuados hace aguantemos las ganas de empujar hasta que sea el momento adecuado.

    Estas son las técnicas de respiración durante el parto, y las tendremos que poner en práctica en su momento aunque también hay que ensayar cómo se hará. Pero por otro lado, la respiración flojita como si tuviéramos una vela delante que no quisiéramos apagar es la respiración que debemos de ensayar, sobre todo, los meses previos al gran momento ¿por qué? Porque ayudan a la relajación y a combatir el estrés que produce la situación.

    Si nos preparamos bien durante los meses previos, seguro que el dolor se reducirá además hará que estemos más relajadas, oxigenadas nosotras, y el bebé, y por lo tanto el parto salga perfecto.

    1033

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoMamáParto y pospartoConsejos BebésRespiración

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares