Navidad 2016

Maternidad y salud mental: ¿Puedo ser madre si tengo un trastorno mental?

Maternidad y salud mental: ¿Puedo ser madre si tengo un trastorno mental?

Un trastorno mental no tiene por qué suponer un obstáculo para ser madres. Te explicamos todo sobre la maternidad con problemas de salud mental.

por en Embarazo De Riesgo, Mamá, Maternidad
Última actualización:
    Maternidad y salud mental: ¿Puedo ser madre si tengo un trastorno mental?

    Ser madre es una etapa más de la vida de una mujer y la decisión de traer una personita más al mundo está plagada de esperanza, miedos y temores. Pero, ¿qué ocurre cuando sufrimos un trastorno mental o psicológico? Pues que todo se complica. ¿Podemos ser madres si tenemos un trastorno mental? Te contamos todo lo relacionado a la maternidad y la salud mental.

    Cualquier mujer es capaz de ser madre a menos que tenga problemas respecto a su fertilidad. No obstante, la sociedad ha asumido que las personas con problemas de salud mental no están en condiciones de cuidar a otra persona, cuando en realidad eso no es así. Lo cierto es que el visto bueno del psiquiatra para que tengas un hijo dependerá muchísimo del trastorno en cuestión y de la situación concreta.

    Como ya se ha dicho, la sociedad se manifiesta contraria al hecho de que una mujer de estas características quede embarazada, ya que en muchas ocasiones pueden necesitar ayuda para sí mismas y no podrán cubrir las necesidades del pequeño. Esto se debe en gran medida al hecho de que en torno a un 45% pierden la tutela de sus hijos, ya que los servicios sociales han afirmado que no están en condiciones. Pero depende del caso en cuestión: que sufras este problema no quiere decir que no seas capaz de hacerlo, sino que formas parte de la población de riesgo.
    ¿Eso quiere decir que no podré cuidar de él? En absoluto. Todo depende de la recomendación que te dé el psiquiatra, que en muchos casos suele ser positiva, y de las ayudas que te concedan para afrontar tu problema como uno más del día a día. Lo peor, sin duda, es que tu propio miedo te paralice.
    Una curiosidad respecto a este tema es que el propio miedo que sentimos al no saber si seremos capaces de criar a nuestro hijo hace que nos esforcemos más que la media, ya que quieres proporcionarles lo mejor para que no pase por lo mismo que tú. De hecho, en casos de ansiedad se tiene mucho cuidado ante situaciones que puedan promover su aparición.

    Al igual que ocurre en el resto de embarazos, la medicación debe dejarse unos meses antes de la fecundación y durante todo el embarazo para que el feto se desarrolle en perfectas condiciones.

    En caso de no poder resistirlo, puede sustituirse por otro más adecuado para embarazadas.
    No obstante, y tal y como se ha demostrado en muchas ocasiones, un hijo es mejor que cualquier medicina que puedas tomar. A veces puede resultar difícil cuidarlo cuando necesitas dedicarte tiempo para sentirte mejor, pero poco a poco comprobarás que tu pequeño se convertirá en tu principal apoyo y motivo por el que luchar cada día.

    La herencia depende del trastorno. Algunas enfermedades tienen posibilidades de heredarse, como en el caso de la depresión o la esquizofrenia, pero hay otros en los que no dependen en absoluto de la genética, como ocurre por ejemplo con el trastorno bipolar.

    Uno de los mayores temores es que, una vez afrontados el embarazo y el parto, nos topemos con una depresión postparto. Las posibilidades de sufrirla suelen ser ligeramente mayores que la del resto de mujeres, pero eso no quiere decir que sea segura su aparición. Lo más importante en este punto es formar un sólido vínculo emocional con el pequeño y tratar de dar lo mejor de ti. ¡Verás que eres capaz de hacer cualquier cosa, con trastorno o sin él!

    778

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Embarazo De RiesgoMamáMaternidad

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares