Navidad 2016

Maternidad y salud mental: Todo sobre las crisis psicológicas relacionadas a la maternidad

Maternidad y salud mental: Todo sobre las crisis psicológicas relacionadas a la maternidad

La salud mental puede volverse mucho más frágil durante la maternidad. ¿Qué debemos hacer cuando los sentimientos negativos invaden la mente de la madre?

por en Mamá, Maternidad, consejos mamás
Última actualización:
    Maternidad y salud mental: Todo sobre las crisis psicológicas relacionadas a la maternidad

    El embarazo y, por ende, la maternidad, conlleva notables cambios físicos, pero también emocionales. De ahí la importancia de cuidar la salud mental de igual manera que nos preocupamos por seguir otros hábitos saludables como comer adecuadamente. La maternidad, por la carga de responsabilidad y estrés que a veces conlleva, puede quebrar la salud mental de la madre, incapaz de gestionar las emociones. Las crisis psicológicas o trastornos emocionales durante los primeros meses de la maternidad son mucho más comunes de lo que pensamos. Según datos médicos se estima que una de cada diez madres padecen depresión postparto. Es importante no subestimar las señales y, sobre todo, pedir ayuda cuando sea necesario.

    Por mucho que una mujer desee ser madre, los cambios que implica la llegada de un bebé pueden alterar no solo el ritmo cotidiano, sino afectar al modo de pensar y de actuar. Nuevas responsabilidades para el cuidado del bebé que, debido al estrés y la sobrecarga, pueden suponer un serio obstáculo para la madre afectando a su salud mental. Desde las dificultades para adaptarse a la maternidad al exceso de responsabilidades que las madres pueden autoimponerse influyen en la salud emocional.

    Tristeza, ansiedad, fatiga, irritabilidad, alteraciones del sueño o rabia incontrolable son algunas de las señales que delatan una crisis psicológica en la maternidad. En los casos más severos, la madre puede llegar a sentirse totalmente incapaz de salir de la cama e, incluso, llegar a descuidar a sus hijos. Conviene siempre consultar al médico, ya que los cambios emocionales pueden variar en intensidad y grado. Así, por ejemplo, no hay que confundir la depresión postparto con otras reacciones emocionales como el baby blues, provocada por los cambios hormonales y que suele durar entre 10 y quince días. Cuando los síntomas no remiten y se vuelven más intensos (desesperanza, decaimiento, sentimiento de culpa, baja autoestima, preocupación excesiva por la salud del bebé…) podemos estar ante estrés postraumático, psicosis puerperal o depresión postparto.

    Hay que señalar que, lógicamente, no todas las madres padecen crisis o trastornos emocionales tras el parto. Son muchos los factores que pueden influir, desde cómo se produjo el parto (prematuro, traumático…) al historial clínico de la madre (si, por ejemplo, tiene antecedentes de ansiedad o depresión). El estrés durante el embarazo también aumenta los riesgos, así como el miedo o la inquietud si se ha tenido un aborto anterior.

    También te puede interesar: Cómo prevenir la depresión postparto: las claves y toma nota de estos 8 consejos para evitar el estrés en la maternidad.

    569

    ESCRITO POR PUBLICADO EN MamáMaternidadconsejos mamás

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares