Miopía infantil: Jugar a la play o ver el móvil en exceso genera miopía

Te contamos qué es y cómo se puede prevenir la miopía infantil que cada vez afecta más a los niños.

por , il

    Miopía infantil: Jugar a la play o ver el móvil en exceso genera miopía

    Los expertos advierten, son muchos los que sufren de miopía patológica debido a la falta de luz solar, un número que ha aumentado considerablemente entre los más pequeños. Jugar en exceso a videojuegos, móviles y tablets genera miopía, algo que se puede evitar pasando más tiempo al aire libre. A continuación te lo detallamos.

    ¿Qué es la miopía infantil?

    La falta de luz solar inhibe la dopamina, encargada de frenar el crecimiento excesivo del ojo, algo que llega a causar miopía siendo en muchos casos magna, es decir la miopía supera las seis dioptrías y se considera patológica. La disposición genética tiene mucho peso sobre la miopía infantil, pero la falta de actividades al aire libre, también. Los expertos oftalmólogos advierten del peligro de dejar que niños y jóvenes pasen demasiado tiempo mirando el móvil, jugando a la Play o a la Tablet. Cada vez son más los niños que tienen a sus disposición tecnologías como estas y cada vez son más los padres que se olvidan de la importancia de pasar tiempo libre en la calle.

    «Es fundamental la prevención. No solo hay que acudir al médico, también hay que tener en cuenta la postura, que tiene una importancia capital, procurar que haya un buen acople entre la mesa y la silla, tener en cuenta la iluminación y no estar muchas horas delante de las pantallas», explica Andrés Martínez Vargas, presidente de la Sociedad Española de Optometría, quien añade además que la miopía no surge de un día para otro y que si se deja olvidada y no se corrige a tiempo termina por dañar la vista seriamente. Entonces deducimos, que sí es bueno usar tecnologías, pero en su justa medida y en la posición y con la luz adecuadas.

    Factores que influyen en la miopía infantil

    Se dan casos como el de Europa y América en el que muchas veces son los padres los que dejan que los hijos usen todo tipo de aparatos a una edad temprana y sin control alguno de tiempo. Algo que en cierta medida viene condicionado por el propio uso que los adultos hacen de estas tecnologías y por el escaso tiempo, en muchas ocasiones, para dedicar a la vida familiar. Pero está también casos como el de Asia, donde la miopía infantil ha aumentado en un 450%, pasando a ser un 90% en la actualidad. «Allí hay mucha competencia para poder llegar a lo más alto por lo que a los niños se les exige muchísimo. Ello explica por qué no es una cuestión tanto genética, sino que los mismos resultados se vieron en chinos que estudiaban en Australia. Son los hábitos», aclara Juan Gonzalo Carracedo Rodríguez, profesor de la Facultad de Óptica y Optometría UCM . Unos datos de lo más alarmantes.

    Si un niño de tan solo 4 años de edad, pasa mucho tiempo mirando la tablet o el ordenador, con toda seguridad que llegará a padecer miopía infantil. Los científicos recalcan además que la miopía no se cura, solo se puede frenar, por lo que animan a la concienciación mediante campañas en escuelas y en lugares públicos.

    Cómo evitar la miopía infantil

    Primero de todo hay que darse cuenta del problema que existe, darse cuenta que no es necesario que un niño de 3 años tenga una tablet como la de un adulto, algo que además termina por afectar su imaginación. Para los niños algo más mayores, lo importante es establecer unos horarios y unos límites. Hay tiempo para salir a jugar a la calle con los amigos, para leer un libro, para hacer los deberes y para usar la tablet, Play u ordenador. Aquí es donde los padres y toda la familia tienen la clave para logarlo.

    Si ya es tarde y ya tiene miopía, hay que tratar de frenarla, el uso de lentillas, gafas bifocales, lentes de contacto que actúan por la noche, ayudan a corregir la postura del ojo y, por supuesto, pasar tiempo al aire libre.

    Si lo piensas bien, son medidas fáciles de tomar, ten claro que es importante también que expliques a tu hijos cuál es el problema y que le hagas ver que hay más actividades a parte de un ordenador.

    También te puede interesar: Miopía infantil: Cuándo llevar al niño al oftalmólogo y Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar