Mitos y verdades sobre el parto que debes conocer

¿Todo lo que sabes sobre dar a luz es cierto? Descubre los mitos y verdades sobre el parto.

por , il

    Mitos y verdades sobre el parto que debes conocer

    Es, sin duda, uno de los momentos más esperados, el parto o nacimiento del bebé, pero de igual manera es uno de los que genera más preguntas e inseguridades, sobre todo entre las madres primerizas. Resolver todas las dudas que nos inquieten, así como disponer de toda la información relativa al parto (empezando por reconocer las señales inconfundibles de que estás parto) es la mejor manera de desterrar falsas creencias que, en como otras parcelas de la salud, se han instalado aún careciendo de veracidad. ¿Cuáles son los mitos y verdades sobre el parto que conviene conocer?

    Mito 1: El parto se adelanta en el primer embarazo

    Lo cierto es que no tiene nada que ver, ya que en las madres primerizas también puede darse el caso de que se retrase el parto unos días después de salir de cuentas. El primer embarazo, por lo tanto, no significa necesariamente que el niño nazca antes de tiempo.

    Mito 2: Cuando se rompen aguas el parto es inminente

    Tampoco esta creencia es cierta. La rotura de la bolsa, o el romper aguas, no implica necesariamente que el parto sea inminente, ya que de hecho los partos que comienzan así, pero sin contracciones previas, al final son más largos porque la dilatación se demora más. Los primeros partos además son más largos. Según los expertos en obstetricia, la fase de dilatación en una madre primeriza puede demorarse entre 8-12 horas, mientras que en un segundo parto los tiempos se reducen notablemente (4-6 horas). Por lo tanto, aunque ha llegado la hora de ir al hospital, no es necesario salir corriendo, salvo que el líquido, y esto es importante, tenga una tonalidad marrón o verdosa y despida mal olor.

    Mito 3: Hay que evitar antes del parto las relaciones sexuales

    La decisión o no de mantener relaciones sexuales en las últimas semanas de embarazo corresponde a la pareja, si bien esta creencia no cuenta con base científica. De hecho, sí hay estudios que apuntan lo contrario, ya que las relaciones sexuales pueden favorecer la relajación. Descubre lo que siente el bebé durante el embarazo con un orgasmo de la madre.

    Mito 4: Todas las contracciones son iguales

    No, y de hecho a lo largo del embarazo pueden aparecer las denominadas contracciones de Braxton Hicks, y que nada tienen que ver con las contracciones del parto. ¿Cómo distinguirlas? Hay una diferencia fundamental, y es que las contracciones de parto tienen una frecuencia, generalmente cada 10-15 minutos y durante más de una hora continuada.

    Mito 5: Si el primer hijo nace por cesárea, el segundo también

    Tampoco es cierta esta creencia, ya que el parto por cesárea no implica necesariamente que el siguiente hijo no pueda nacer por parto vaginal. Según datos médicos, 6 de cada diez mujeres tuvieron a su segundo hijo por parto vaginal tras una cesárea en el primero. La cesárea, la cual no debemos olvidar es una intervención quirúrgica y por lo tanto solo debe hacerse en los casos en los que sea necesaria, depende diversos factores, desde el tamaño del bebé al tamaño de la pelvis de la madre.

    Verdades sobre el parto

    Los embarazos gemelares se adelantan

    En este caso, sí es verdad. Los partos de gemelos se suelen adelantar a la semana 37-38 de embarazo.

    Evitar tomar alimentos sólidos durante la dilatación

    Una recomendación que sí es cierto, sobre todo como medida preventiva ante la posibilidad de tener que recurrir a la cesárea y a la anestesia. Tampoco es bueno comer alimentos sólidos si hemos optado por la epidural, ya que puede conllevar un efecto secundario como los vómitos. Si necesitas tomar alguna bebida, consulta al médico o enfermera.

    Los orgasmos ayudan a adelantar el parto

    La afirmación es cierta, y con base científica. Así, diversos estudios han constatado que las hormonas que contiene el semen, denominadas prostaglandinas, inducen las contracciones de parto, a lo que se suman las contracciones uterinas que desencadenan el orgasmo y que, en la recta final del embarazo, pueden favorecer la dilatación.

    También te puede interesar: 10 libros de preparación al parto que necesitas leer y descubre el mapa del parto: conoce las fases del parto para controlar el dolor.