Navidad 2016

Monitorización fetal: En qué consiste y para qué sirve

Monitorización fetal: En qué consiste y para qué sirve

Una de las pruebas más importantes en la recta final del embarazo. ¿Qué nos indica?, ¿cuándo hacerla?

por en Embarazo, Mamá, Pruebas médicas durante el embarazo, consejos mamás, Pruebas Embarazo
Última actualización:
    Monitorización fetal: En qué consiste y para qué sirve

    Monitorización fetal. Quédate con este nombre si estás en el último trimestre del embarazo porque es una de las pruebas más importantes que se realizan en la recta final. La monitorización, que se realiza con un monitor fetal o cardiotocógrafo, permite controlar la frecuencia cardíaca del futuro bebé o las contracciones del útero, de tal manera que permite adelantarse a cualquier problema que pueda surgir en las últimas semanas de embarazo o durante el proceso de parto. Entre otros trastornos, esta prueba detecta si hay sufrimiento fetal, posición fetal inadecuada, anemia del feto, falta de oxígeno del feto, disminución del flujo sanguíneo o posible desprendimiento anticipado de placenta. Vamos a ver, más detenidamente, en qué consiste y cómo se realiza.

    En primer lugar hay que señalar que hay dos tipos de monitorización fetal: externa e interna. La primera es una sencilla prueba, no invasiva, para controlar la frecuencia cardíaca del feto a través de la colocación de dos sensores en el vientre materno para registrar los latidos del feto y las contracciones uterinas. Una prueba que dura entre 20-30 minutos.

    La interna es una prueba un poco más complicada y también más precisa que se utiliza en el momento del parto, ya que requiere colocar unos electrodos en la cabeza del bebé. Electrodos que se colocan a través del cuello uterino de la madre aprovechando la dilatación tras romper aguas.

    Lo recomendable es que se realice la monitorización fetal una vez a la semana en el último mes de embarazo, pasando a realizar cada 3 días cuando se alcanza la semana 40 de gestación. Para realizar la prueba, y para obtener datos precisos, es conveniente que el feto esté despierto. Un truco para despertarlo rápidamente, tal y como apuntan los especialistas, es que la madre tome una porción de dulce antes de la prueba.

    Se consideran que los valores de la frecuencia cardíaca del feto son normales cuando se sitúan entre los 120-160 latidos/minutos. Si están por debajo o por encima, el médico valorará la necesidad de realizar pruebas adicionales.

    También te puede interesar: Calendario de pruebas médicas durante el embarazo y todo sobre la prueba del talón en recién nacidos: cuándo y dónde hacerla.

    488

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoMamáPruebas médicas durante el embarazoconsejos mamásPruebas Embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares