Navidad 2016

Nariz tapada en bebés: ¿Cómo aliviarla?

Nariz tapada en bebés: ¿Cómo aliviarla?

Nariz tapada en bebés: ¿Cómo aliviarla? Todavía no saben sonarse la nariz, ni respirar por la boca, por lo que necesitarán una ayuda extra para expulsar las mucosidades y respirar bien, una ayuda como los lavados nasales.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, salud niños
Última actualización:

    nariz tapada en bebes

    Nariz tapada en bebés: ¿Cómo aliviarla? El taponamiento de la nariz, generalmente por la acumulación de mucosidad, es uno de los problemas más comunes en los bebés. ¿Cómo aliviar la nariz tapada en los más pequeños? Los lavados nasales son una de las principales opciones, pero ¿cómo hacerlos adecuadamente?


    Si tu bebé tiene la nariz tapada es momento de aplicar algunas sencillas soluciones para ayudarle a respirar mejor y, sobre todo, a aliviar la molestia que puede suponer. Tener la nariz tapada puede resultar muy molesto para el bebé, lo que hará que esté más irritable, siendo un síntoma muy común de los resfriados. Hasta aproximadamente un año el bebé no sabe sonarse la nariz, por lo que va a necesitar un poco de nuestra ayuda. Tampoco saben respirar por la boca, por lo que se deben realizar cuantos lavados nasales sean necesarios al día para que no tenga dificultades.

    Los lavados nasales son una de las soluciones más prácticas y utilizadas. El lavado nasal se realiza con suero fisiológico y hay que hacerlo bien y con paciencia, ya que al bebé le puede resultar poco agradable. A la hora de adquirir el suero fisiológico es mejor optar por los formatos pequeños o monodosis, para evitar guardar los restos en el botiquín y utilizarlo en otra ocasión. De igual manera no conviene compartir los envases ya que puede aumentar los riesgos de contagio de gérmenes.

    Además de incómodo, es importante que el bebé tenga la nariz despejada antes de las tomas de leche, ya que de lo contrario podría dificultar su alimentación, así como antes de dormir, para que no perturbar su descanso.


    La posición más cómoda y adecuada es tumbar al bebé, con la cabeza ladeada, y sujetándole bien para evitar que se mueva o eche la cabeza hacia atrás.

    Aplicar el suero fisiológico (entre 1,5 y 2 ml en los más pequeños) directamente por uno de los agujeros de la nariz e incorporar al bebé para que expulse la mucosidad o secreciones. Procura que el suero no esté frío (a temperatura ambiente, mejor). Se realiza la misma operación con el otro agujero de la nariz.


    Otra opción práctica para liberar la nariz taponada del bebé son los baños de vapor con agua caliente o con humidificador. Los baños favorecen la expulsión de la mucosidad, al reblandecerla. Se pueden combinar ambas soluciones, el baño de vapor y, a continuación, el lavado nasal.

    No solo en el caso de los niños más pequeños el lavado nasal, o el baño de vapor, serán eficaces. En el caso de los niños más mayores, aunque ya sabrán sonarse la nariz, también puede ser de ayuda realizarse lavados nasales. A partir de una determinada edad podrán hacerlo ellos mismos, favoreciendo la eliminación de la mucosidad, un síntoma que acompaña a los resfriados y catarros. Recuerda que el catarro también se puede prevenir, y en el caso de los niños es aconsejable reforzar sus defensas para evitar que estén demasiado expuestos a problemas de salud comunes, pero que hay que tratar para evitar complicaciones.

    724

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáConsejos Bebéssalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares