Navidad 2016

Niños malcriados: 7 claves para detectarlos

Niños malcriados: 7 claves para detectarlos

Detecta si tu hijo es un malcriado con las claves que te facilitamos y párale los pies de inmediato, por su propio bien y por el de quienes lo rodean.

por en Consejos prácticos para mamás, Educación de los hijos, Mamá
Última actualización:
    Niños malcriados: 7 claves para detectarlos

    Las mamás siempre nos esforzamos para dar a nuestros hijos la mejor educación y todas aquellas oportunidades de las que nosotras no pudimos disfrutar. Sin embargo, a veces todo esto puede volverse en nuestra contra, y es que solucionar todos sus problemas y evitar que se enfrenten al mundo real puede tener consecuencias desastrosas para ellos. Te contamos 7 claves para detectar niños malcriados. ¡Páralo antes de que sea demasiado tarde!

    La clave más inmediata para detectar a un niño malcriado es la frecuencia de sus berrinches. Ten por seguro que cada vez que le niegues algo va a montarte la escena de tu vida para conseguirlo. Y lo peor es que nunca va a tener suficiente, por lo que no dudará en avergonzarte delante de quien sea para conseguirlo.

    Desde pequeño le has acostumbrado a tener aquellas cosas que le gustan, pero seguramente le has consentido que disfrutara de sus cosas asegurándote de que nadie se las pudiera arrebatar. No obstante, lo que realmente aprenderá será que todo aquello que tiene es exclusivamente para él y no querrá compartir nada con nadie, ni siquiera cuando otros niños de su edad ya hayan aprendido a controlar este concepto. Por supuesto, no le importará mostrar un comportamiento agresivo con quien sea necesario.

    Aunque pueda parecer que en cierta forma quiera compartir su tiempo contigo, lo que realmente quiere es que le hagas compañía para su propio beneficio. Le va a dar igual lo ocupada que estés o si no te sientes bien, va a querer que juegues con él y no va a aceptar un ‘no’ por respuesta.

    En nuestra idea de hacerle a alguien la vida más fácil es quitándole trabajo y dejándole tiempo para descansar, especialmente en las tareas del hogar. Sin embargo, con esto sólo conseguirás que crea que tú eres la responsable de esas tareas, sino que se negará en rotundo a echarte una mano. En otras palabras: adquirirá una mentalidad machista.

    Tanto padres como tutores deben ser necesariamente figuras de respeto y autoridad, pero cuando se les consiente demasiado se les da a entender que ellos son quienes tienen el poder. Además, siempre vas a tener que sobornarlo para que haga los deberes o cualquier tarea, aunque sea su responsabilidad.

    Es normal que los niños pequeños te ignoren cuando algo no les gusta, pero si lo hace cuando le viene en gana no es tan saludable. Cada vez que tratas de tener una charla con él para que te comprenda o para que simplemente te escuche, va a centrarse en lo que realmente le importa: él mismo. Esto no sólo hará que no sea capaz de ver sus propios errores, sino que su empatía no se desarrollará, lo cual le provocará graves problemas en el futuro para trabajar en equipo.

    No dudará en decirte cada una de las cosas que, según él, haces mal. Pero eso sí, ni se te ocurra decirle que él no es el mejor en todo, porque tendrás que enfrentarte de nuevo a otro de sus berrinches. Puede que esta sea la clave en la que debamos incidir para devolverlo al camino correcto, y es que todas las personas debemos aceptar que no somos perfectas, ni nosotras ni ninguna de las personas de nuestro alrededor, sino que tenemos que ser nuestras mejores versiones de nosotras mismas.

    ¿Qué te ha parecido este artículo? Te recomendamos que también eches un vistazo a estas frases para calmar las rabietas de tu hijo.

    783

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásEducación de los hijosMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares