Niños que comen en exceso: Causas y soluciones

La ansiedad, las hormonas y los malos hábitos alimenticios son algunas de las causas de los niños que comen en exceso. Te contamos cómo solucionarlo.

por , il

    Niños que comen en exceso: Causas y soluciones

    Hay niños que parecen no saciarse nunca, repiten las comidas y piden más a cada rato. Niños que perecen no tener tope a la hora de ingerir alimentos. ¿Qué causa que un niño coma en exceso? ¿Puede ser malo para ellos? ¿Cuáles son las posibles soluciones para tratar esto? En EllaHoy te lo contamos.

    Niños que comen por dos

    Hay veces que nuestros pequeños parecen no tener fin a la hora de comer, repiten los platos y al poco rato están diciendo que quieren más. Si es el caso de tu hijo, puede que te estés preguntando si esto es normal y qué se debe hacer. Si el estómago de un niño es bastante más pequeño que el nuestro, ¿por qué necesita tanta comida? Veamos las causas para después poder hablar de las soluciones.

    Por qué los niños comen en exceso: Causas

    Hay épocas en las que los niños necesitan una mayor cantidad de comida debido a rachas en las que tienen más gasto calórico, esto también puede ser debido a un mayor trabajo cognitivo, no solo físico. A esto que hay que añadir la existencia de una hormona que se llama leptina, según nos explica la psicóloga Belén Jiménez, esta hormona es la que controla el metabolismo de la grasa y monitoriza a la vez cuanta energía entra en un organismo. Es la responsable de examinar y mantener el balance energético en el cuerpo y regula el hambre y la saciedad de 3 formas distintas:

    1. Contrarresta los efectos del neuropéptido, un estimulante de la alimentación que se segrega en el hipotálamo.

    2. Contrarresta los efectos de la anandamida, otro estimulante del apetito.

    3. Promueve la producción del alfa melanocito estimulante, relacionado con la reacción de supresión del apetito.

    Por lo tanto si no hay leptina, la alimentación es incontrolada e insaciable, añade Belén Jiménez. Si este puede ser el caso de tu hijo o hija, sería conveniente comentarlo con el pediatra o un especialista.

    Puede ser que las ganas de comer en exceso sea origen de un problema de ansiedad o de unos malos hábitos a la hora de las comidas. Veamos entonces cómo podemos solucionar esto:

    Niños que comen de más: Soluciones

    Si tu hijo o hija empieza a comer de más pero no engorda puede que no le des mayor importancia, pero si empieza a engordar seguro que saltan las alarmas y es que los niños tienen que estar en su peso, ni más ni menos.

    • Alimentación sana. No es lo mismo la fruta que las chucherías; si tu hijo demanda mucha comida, dásela de calidad y muy variada. Comer varias piezas de fruta seguidas dan un extra de azúcar innecesaria que termina por acumularse; lo mejor es darles solo una pieza y un yogur, por ejemplo. Lo mismo ocurre con la carne y el resto de la alimentación, cuanto más variada, mejor. A su vez, los expertos recomiendan hacer 5 comidas al día así como mantener un horario de comidas.
    • El ejemplo. De sobra sabes que los niños actúan por imitación, y en el caso de las comidas ocurre lo mismo. Si tu hijo ve que en casa se come de forma variada y saludable y en cantidades proporcionadas, acabará por hacer lo mismo.
    • El estrés. Puede ser que tu pequeño coma en exceso para aliviar las inseguridades que siente, si es su caso, debes hablar con él para solucionar esto, la presión y la ansiedad en los más pequeños trae muchos problemas.

    No hay que preocuparse ni alarmarse en exceso por cada paso que den los niños o racha diferente que pasen, cada pequeño es un mundo y sus necesidades son diferentes. Pero si hay que estar atentos para detectar cualquier anomalía. Enseña a tus hijos a comer despacio y con calma, siéntante con ellos siempre que puedas para hacer comidas en familia, y si ves que necesitas la ayuda del pediatra o un especialista, no dudes en contactar con ellos.

    También te puede interesar: Vitaminas para niños que no quieren comer y 20 consejos para que los niños coman bien