Navidad 2016

Niños y comida: ¿Qué hacer cuando no quiere comer?

Niños y comida: ¿Qué hacer cuando no quiere comer?

Niños y comida: ¿Qué hacer cuando no quiere comer? Uno de los momentos más difíciles en el día a día con un niño es el momento de la comida. Es muy habitual en los niños que se nieguen a comer y los padres no se lo pueden permitir, pero, ¿cómo?

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá, Paternidad, Recetas bebés y niños, Consejos Bebés, Educación niños
Última actualización:
    Niños y comida: ¿Qué hacer cuando no quiere comer?

    Niños y comida: ¿Qué hacer cuando no quiere comer? Uno de los conflictos más habituales con los niños pequeños y no tan pequeños se produce a la hora de la comida. Los problemas cuando tiene que tomar alimentos que no le gustan suelen provocar episodios muy desagradables, tanto para los padres como para los niños y suelen convertirse en escenas que se repiten con bastante frecuencia. La alimentación repercute directamente en el desarrollo del niño y en su salud, por lo que esto va más allá de un simple desacuerdo entre los progenitores y sus hijos. Por la complejidad del problema, no siempre es fácil encontrar la solución ni saber cómo reaccionar cuando se produce la disputa. Aquí tienes algunas claves para intentar que no se convierta en un problema habitual.

    Al igual que otros aspectos de su educación, el que un niño aprenda a comer de todo requiere tiempo y dedicación, no sucede de un día para otro sino que se trata de un aprendizaje que va adquiriendo poco a poco, aunque lo ideal es que luego se convierta en algo habitual.


    Las comidas , si se hacen en familia, pueden convertirse en un momento del día muy agradable donde reunirse y hablar de todo lo que ha pasado durante la jornada, incluyendo a los niños en una rutina familiar muy buena, pero puede empañarse si se convierte en un drama por culpa de la comida.

    • Uno de los factores más importantes es el del horario de las comidas. Los comidas de los niños no pueden ser tan flexibles como las de los adultos y se deben intentar poner a las mismas horas todos los días. Hay que fijar el horario de las cinco comidas al día que están recomendadas y, fuera de esos momentos, no se le debe dejar comer nada.
    • El lugar donde se come es también muy relevante, ya que tiene que ser un sitio destinado a ello, de manera que el niño no tenga ninguna distracción y sea consciente de que hasta que no termine de comer todo no se va a ir de allí ni a realizar ninguna otra actividad.
    • Entretener al niño mientras le das de comer hará que lo vea como algo que no va con él, por lo que el día que no estés o no tenga ningún otro entretenimiento, no comerá. Intenta que participe activamente en la comida.

    • Hay que poner una cantidad razonable para que se termine el plato. Si ponemos mucha, le acostumbraremos a que no se termine lo que le sirven.
    • A medida que crece, se le debe ir dando una alimentación variada, es decir, que, una vez que tiene permitidos todos los alimentos, hay que darle una dieta equilibrada y con alimentos muy diferentes, para que se vaya acostumbrando. Caer en el error de darle solo lo que le gusta puede ser fatal para la alimentación del niño.

    Además de todo esto, debes saber que dar ejemplo es fundamental en este aspecto. Un niño nunca va a comer bien si ve que sus referentes adultos no lo hacen ni comen variado, así que si queremos que los niños aprendan a comer de todo, debemos empezar nosotros.

    662

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamáPaternidadRecetas bebés y niñosConsejos BebésEducación niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares