Niños zurdos: Cómo ayudarles en múltiples situaciones

Niños zurdos: Cómo ayudarles en múltiples situaciones

Ser zurdo, de entrada, no es un defecto, pero es difícil adaptarse a una mundo hecho por y para los diestros. Por este motivo, hay que echar una mano a los más pequeños para que se adapten sin problemas a todas las situaciones.

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá, Consejos Bebés
Ultimo aggiornamento:

    Vivimos en un mundo pensado para diestros, aunque afortunadamente muchas cosas han cambiado y ya no se obliga, como se hacía décadas atrás, a los niños zurdos a eludir su mano izquierda y a aprender a hacerlo toda con la derecha. Ser zurdo no es un defecto ni una característica que tenga que hacer a nadie diferente. Entre las múltiples situaciones a las que se enfrentarán los niños en sus primeros años de vida, se incluye el de aprender a escribir, comer solos o atarse los cordones de los zapatos. Hacerlo con la derecha o la izquierda es indiferente, lo que importa es cómo podemos ayudarles para simplificarles el aprendizaje.

    Aunque en el caso de algunos niños los padres se percatan antes de que son zurdos, lo normal suele ser a partir del año y medio cuando se constata si un niño es diestro o zurdo. Antes, los niños utilizan de manera indiferente las dos manos, sin mayor o menor tendencia por una. Es a partir de los 18 meses cuando la preferencia natural del niño se manifiesta.

    Entre los primeros retos para los niños está el de aprender a escribir, el momento de enfrentarse a una hoja para dibujar y escribir. Es en esta fase cuando los pequeños zurdos pueden encontrarse con un obstáculo, ya que hay que colocar la mano de tal manera que no haga sombras en el papel. Un consejo fundamental, aunque puede parecer obvio, es la comprensión de la predisposición natural de los niños; ser zurdo puede ser un especial (simplemente porque hay muchos más diestros), pero no es un defecto.

    Para aprender a escribir hay que elegir el material adecuado. En particular, mejor lápices y plumas duras, evitando modelos de formas extrañas o diámetros adicionales, para un agarre fácil y correcto uso.

    El agarre del lápiz debe ser al menos un par de pulgadas más alto que si lo cogemos con la mano derecha, para tener una visión completa del papel al escribir. Colocamos el lápiz o bolígrafo entre los dedos pulgar e índice, descansando en la primera articulación del dedo medio. A la hora de practicar en casa podemos utilizar las pegatinas de colores, para pegarlas en los en los dedos y el lápiz y encontrar la mejor manera de cogerlo.

    La postura en la silla también cuenta. Hay que tratar de mantener la espalda y el cuello recto, y los codos pegados al cuerpo. El papel debe estar bien colocado sobre la mesa, para evitar que se resbale o se manche.

    También te puede interesar: 6 claves para mejorar la comprensión lectora en niños y descubre las actividades que despiertan la creatividad en niños.

    573

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamáConsejos Bebés Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares