Ojo vago en niños: Síntomas y tratamiento

Ojo vago en niños: Síntomas y tratamiento

La ambliopía, o más comúnmente llamado ojo vago, es un defecto visual que una vez diagnosticado puede corregirse de manera eficaz.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, Ojos
Ultimo aggiornamento:

    Según datos médicos se estima que el ojo vago o ambliopía afecta en torno un 2-5% de los niños. El ojo vago se puede definir como defecto visual que, una vez detectado, puede corregirse por completo. ¿Cómo identificar que nuestro hijo/a tiene un problema de ojo vago?, ¿cuáles son las señales más evidentes?, ¿cuál es el tratamiento más adecuado? Son algunas de las preguntas a las que vamos a tratar de dar respuesta para entender un poco mejor qué es exactamente el ojo vago.

    El niño que padece de ojo vago experimenta una disminución de la visión unilateral. Defecto visual que afecta a un solo ojo. En la práctica, los dos ojos no se utilizan de manera simultánea y con la misma intensidad. En otras palabras, es como si el niño optara por explotar el potencial de uno de los ojos olvidándose del otro.

    Los síntomas o señales a tener en cuenta y que nos pueden hacer sospechar del problema son la presencia de un ojo más grande que el otro; el malestar hacia la luz; una desviación de un ojo; la necesidad del niño de llevarse a menudo objetos muy cerca de los ojos; el hábito del niño de doblar la cabeza durante la lectura, al dibujar o ver la televisión.

    No hay una única causa que lo explica. De hecho, son diversos los factores implicados en la aparición del ojo vago. Desde un problema de catarata congénita, que es una de las causas más frecuentes, es decir, un trastorno caracterizado por la opacificación de la lente, lo que requiere cirugía; a la falta de alineación entre los dos ojos o los defectos refractivos que afectan de manera diferente a cada uno de los ojos, como el astigmatismo o hipermetropía que afecta a uno solo.

    Lo primero que debemos subrayar es que el ojo no puede ni debe ser subestimado. Cuanto más tiempo pasa, más probabilidades de que el problema tienda a ser crónico y difícil de resolver. Si el bebé continúa utilizando el mismo ojo, a la larga, se acostumbra a pasar por alto la imagen inquietante que viene del otro, suprimiendo la percepción.

    Para no perjudicar la correcta maduración del sistema visual, conviene actuar lo antes posible. Por ello, ante la presencia de síntomas o posibles anomalías, consulta al médico o pediatra. Para determinar el trataimiento más adecuado, el primer paso será determinar la causa del ojo vago. En el caso de las cataratas suele ser necesaria la cirugía; pero, por ejemplo, cuando se trata de un defecto de refracción suele ser suficiente con utilizar unas lentes correctoras. En este segundo caso, también se suele optar por tapar el ojo que está bien durante un tiempo, obligando al ojo vago a trabajar y al cerebro a aceptar las imágenes que le llegan de ese ojo.

    También te puede interesar: Color de los ojos del bebé: ¿Cuál será? y todo sobre la hipermetropía en niños: síntomas, causas y tratamiento.

    663

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáConsejos BebésOjos Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares