Navidad 2016

Periodontitis en niños: síntomas, causas y remedios

Periodontitis en niños: síntomas, causas y remedios

Periodontitis infantil: síntomas, causas y remedios. La salud bucal también es cosa de niños, de ahí que los más pequeños también estén expuestos a enfermedades bucales como la periodontitis. ¿Cómo reconocerla? y, sobre todo, ¿cómo actuar?

por en Desarrollo y crecimiento del bebé, Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, Dientes
Última actualización:

    periodontitis niños

    La periodontitis, aunque pensemos que solo afecta a los adultos, también es cosa de niños. Estamos ante un problema bucal que puede aparecer a edades muy tempranas, incluso cuando los más pequeños todavía tienen los dientes de leche. ¿Cuáles son las causas?, ¿qué síntomas desvelan su aparición?, ¿cuáles son los mejores remedios? Aquí tienes todas las respuestas.


    La salud bucal es cosa de niños y de adultos. De hecho, los más pequeños también pueden padecer problemas que creíamos solo de adultos. De ahí la importancia de cuidar la boca y su salud desde las primeras edades, para prevenir la aparición de problemas antes de tiempo. En este caso, nos vamos a centrar en un trastorno muy concreto, la periodontitis, uno de los principales enemigos de la salud de nuestros dientes y las encías. Si no se trata, puede tener severas consecuencias para la salud de la boca, sobre todo porque no se frenará su evolución. En la mayoría de los casos la enfermedad periodontal (periodontitis) está provocada por la acción directa de las bacterias. Para reconocerla, lo mejor es conocer sus síntomas, sus causas y qué podemos hacer para prevenirla y tratarla cuando se da en los más pequeños.


    Un cepillado insuficiente o incorrecto favorece, como recuerdan los dentistas, la formación de placa bacteriana, cuyas bacterias pueden afectar a la salud de las encías e inflamarlas. Es lo que se denomina gingivitis, la cual si no se trata evolucionará a periodontitis. Sus consecuencias pueden ser muy severas, incluyendo la pérdida de la pieza dental. Detectar los primeros síntomas es fundamental ya que puede tener un daño irreversible.

    En los casos de periodontitis infantil o de inicio temprano –es decir, cuando afecta a los niños-, la causa más común es la inflamación de los tejidos periodontales, aquellos que se encuentran alrededor de los dientes (encías, ligamentos, huesos). El resultado puede ser la pérdida gradual de los dientes o la formación de bolsas alrededor de los dientes con sangrado de encías.

    Esto puede tener una consecuencia mayor, y es que afecte al hueso y el diente termine cayendo.

    Los síntomas más comunes de esta enfermedad que puede quitarle la sonrisa a los más pequeños es el sangrado de encías, enrojecimiento e hinchazón, y un constante mal aliento a pesar de una higiene diaria y cuidadosa.


    En el caso de la periodontitis infanti, al igual que en los adultos, hay dos causas directas: las bacterias y el factor hereditario. Las bacterias son los principales enemigos de la salud de nuestra boca. Pueden depositarse en la superficie de los dientes y alimentarse de los restos de comida que quedan entre las piezas dentales, lo que causa la formación de la placa. Si no se retira a tiempo, la placa se convierte en sarro. Al acumularse, la encía reacciona, primero con la inflamación y, posteriormente, tratándose de liberar de las bacterias, por lo que se separa del diente.

    El factor genético tampoco debe ser ignorado. La periodontitis es, en un porcentaje importante, un problema hereditario, lo que hace que unas personas sean más propensas que otras a padecer esta enfermedad bucal.


    El primer consejo a seguir para prevenir y tratar es la higiene dental. Una correcta limpieza puede ser el tratamiento más efectivo a seguir cuando la inflamación de las encías es reciente y todavía no ha comenzado el proceso degenerativo de encías o del hueso. Es importante acudir al dentista al primer síntoma, para determinar cuál es el mejor tratamiento a seguir. Cuando la periodontitis ha avanzado, será necesario que el dentista lleve a cabo otras medidas para eliminar los depósitos de sarro de las bolsas gingivales. Si esto no es suficiente, puede ser necesario eliminar los dientes afectados, con un mayor control para no poner en peligro el crecimiento de los dientes sanos.

    884

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Desarrollo y crecimiento del bebéEnfermedades bebes y niñosMamáConsejos BebésDientes

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares