Navidad 2016

Pies planos en niños: Causas, remedios y ejercicios para corregirlos

Pies planos en niños: Causas, remedios y ejercicios para corregirlos

Te presentamos el mejor tratamiento para superar el problema de los pies planos en bebés. Son una serie de sencillos ejercicios que los propios padres podrán poner en práctica.

por en Desarrollo y crecimiento del bebé, Mamá, Consejos Bebés, Pies planos
Última actualización:
    Pies planos en niños: Causas, remedios y ejercicios para corregirlos

    Uno de los problemas más habituales entre los bebés es el de los pies planos. Los padres piensan que se trata de un problema excepcional, sin embargo, se trata de una realidad muy habitual. De hecho, conviene aclarar que todos los bebés al nacer tienen los pies planos. A continuación, te explicamos algunos trucos para superar este problema y acabar con las futuras consecuencias. Se trata de sencillos ejercicios para superar la malformación, ejercicios que vosotros mismos podréis hacer en casa. ¡Tomad buena nota!

    La huella que deja el pie plano del niño es fácilmente reconocible porque no tiene la curva característica del pie o es menos pronunciada. Se hace especialmente evidente entre los 4 y 10 años de edad. Después de aprender a caminar, será entre los 2 y los 3 años cuando se empezará a hacer visible el arco longitudinal del pie. Antes todos los niños tienen los pies planos, debido a su mayor elasticidad y a la presencia de tejido adiposo, el cual a medida que crece va desapareciendo de la planta del pie. Sin embargo, no siempre deja al descubierto el arco longitudinal, sino que en algunos casos éste no se llega a desarrollar. Conviene comprobar que se trata de un pie plano flexible y descartar que pueda haber otros síntomas, como dolor, ya que en este caso podría tratarse de un problema en los huesos del pie.

    Existen, asimismo, otras razones que motivan la aparición de esta malformación. Así, por ejemplo, el sobrepeso, unas conexiones articulares débiles o grasa formada alrededor de los huesos del pie pueden ser el motivo de los pies planos. Cuando tu hijo presenta un dolor constante en el pie, el tobillo o expresan molestias en el talón o el arco mientras caminan son un síntoma evidente de que algo va mal. Es el momento, entonces, de acudir a especialistas.

    Una visita al pediatra nos ayudará a salir de dudas tras tomar las huellas del pie.

    Es una prueba crucial para determinar si estamos ante un pie plano de primer grado (el arco, aunque plano, es visible), segundo grado (ausencia de arco), o tercer grado (arco ausente y el borde del pie sobresale hacia el interior). En función del grado, el médico prescribirá qué hacer, así como el tipo de ejercicio más recomendable.

    Para los pies planos de primer y segundo grado, el médico puede recomendar un tipo determinado de actividad física, dirigida a reforzar el desarrollo físico y correcto del niño. Especialmente adecuados son deportes como el voleibol, la danza y el baloncesto. Si es de tercer grado será necesario utilizar zapatos ortopédicos y zapatillas específicas para las actividades deportivas.

    Es aconsejable también que los padres, además de seguir las recomendaciones del médico, estimulen esta zona tan sensible de los bebés con una serie de sencillos ejercicios para corregir el pie plano. Toma buena nota de estas indicaciones para corregir los pies planos:

    • Caminar apoyando el peso del cuerpo en los costados externos del pie. Con este ejercicio se consigue fortalecer los músculos de los tobillos, pies y piernas.
    • Sentarse y extender las rodillas entre tres y cinco minutos. A continuación, se recogen y pegan al pecho para volver a extenderlas. Es conveniente que este ejercicio se repita diariamente de 15 a 20 minutos.
    • Caminar descalzo de puntillas y usando el talón. Con ello conseguiremos que la planta del pie de tu hijo comience a adquirir formas curvas y se forme el arco en la planta de los pies.
    • Un ejercicio divertido y que está pensado para fortalecer los ligamentos del pie es el de saltar.
    • Asimismo, un juguete tan presente en la vida de un pequeño como es el triciclo nos puede ayudar. Éste ayuda a que el niño apoye la punta de sus pies sobre los pedales y con ello conseguimos, por lo tanto, fortalecer esta zona.
    • Ayudar a que tus hijos suban escaleras es también una buena forma de que el niño apoye la parte inferior de su pie para impulsarse en la subida
    • .

    Como ves todos estos ejercicios para corregir la malformación de los pies planos son realmente sencillos de poner en práctica. Te recomendamos además que enfoques estos ejercicios como un juego, un elemento divertido con el que disfrute tu pequeño en lugar de hacerlo como algo rutinario y aburrido. En todos estos tratamientos, ya sea en forma de masajes infantiles, puesta en marcha de trucos cuando los hijos no quieren comer o la puesta en práctica de estos ejercicios, has de ser constante en el tiempo. No esperes resultados inmediatos, ten paciencia.

    912

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Desarrollo y crecimiento del bebéMamáConsejos BebésPies planos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares