Navidad 2016

Posiciones para la lactancia materna: las más cómodas y eficaces

Posiciones para la lactancia materna: las más cómodas y eficaces

¿Cuál es la mejor posición para que el bebé se amamante correctamente? Descubre las seis posiciones claves.

por en Consejos prácticos para mamás, Lactancia y destete, Mamá, consejos mamás
Última actualización:
    Posiciones para la lactancia materna: las más cómodas y eficaces

    A la hora de dar de mamar es importante elegir la postura más cómoda y eficaz, tanto para que el bebé se alimente correctamente como para evitar lesiones o molestias en espalda y brazos de la madre. Para asegurarnos de que el bebé se está amamantando, su boca tiene que estar cerca del pezón sin necesidad de voltear la cabeza para mamar. Otro motivo para elegir la posición más cómoda es que los recién nacidos necesitan mamar frecuentemente, al menos cada dos horas. Como ayuda extra para ganar en comodidad, la madre puede colocar una almohada o cojín debajo de los brazos, codos, cuello o espalda, o debajo del bebé. ¿Cuáles son las posiciones más recomendadas?

    Es la posición más común. La espalda de la madre debe quedar recta, los hombros relajados. El niño se recuesta sobre el antebrazo de la madre del lado del pecho que amamanta. La cabeza del niño debe quedar apoyada en la parte interna del ángulo del codo. El abdomen del niño queda en contacto con el abdomen de la madre y su brazo inferior la abraza por el costado del tórax. La cabeza del niño queda en el antebrazo de la madre.

    Sostener al bebé con el brazo opuesto al pecho del que va a mamar. Apoyar la cabeza del bebé en la palma de la mano. Con la mano del lado que amamanta, sujetar el pecho. Es aconsejable utilizar una almohada para colocar el bebé a la altura del pecho.

    Tras acostarse de medio lado, colocar el bebé al lado y acercarlo, dirigiendo su boca hacia el pezón. La madre apoya la cabeza sobre una almohada doblada, y la cabeza del niño queda sobre el antebrazo de al madre. Es una de las posiciones más recomendadas para dar amamantar por las noches y en caso de parto por cesárea.

    También conocida como posición de canasto. Es aconsejable en caso de cesárea o de molestias en los pechos, como grietas. En este caso, se coloca al bebé debajo del brazo del lado que va a amamantar, con el cuerpo rodeando la cintura de la madre. Sujetar la cabeza del bebé por la nuca.

    Colocamos al bebé sentado, hacia un lado o sobre el muslo de la madre, frente al pecho, y sujando el tronco del bebé con el antebrazo del lado que amamanta.

    Espalda recta, hombros relajados, y un taburete o reposapiés para la pierna del lado que amamanta. El bebé se coloca mirando a la madre, colocando un cojín debajo para acercarlo al pecho de la madre si fuera necesario.

    También te puede interesar: La lactancia en público ya está protegida por la OMS y descubre las verdades y mitos sobre la lactancia materna.

    617

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásLactancia y desteteMamáconsejos mamás

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares