Primer mes de maternidad: Problemas comunes que son tabú

Hablamos de los problemas del primer mes de maternidad sin ningún tipo de tabú.

por , il

    Primer mes de maternidad: Problemas comunes que son tabú

    Problemas al ir al baño, debilidad física y mental, ansiedad, depresión post parto… Y eso por no hablar del sexo; si es tu primer mes como mamá, esto te interesa, los temas tabú que nadie se atreve a contarte.

    Primer mes de maternidad, lo que nunca te han contado

    Primer mes de maternidad

    Lo primero de todo, decirte que todo se pasa y que todo vuelve a su sitio, por mucho que ahora que te parezca imposible, tu cuerpo volverá a ser el de antes; el miedo, la ansiedad y el temor a no hacerlo bien quedarán olvidados y tus ganas de tener sexo poco a poco volverán a su lugar.

    Como ya te habrás dado cuenta, se habla mucho del embarazo y de cómo te sientes durante esos nueve meses, pero nadie, (por desconocimiento o bien porque no se atreven) te cuenta lo que va a pasar una vez tengas a tu pequeño en brazos, nadie te dice cómo se queda tu cuerpo, qué es lo que sientes, ni cuando volverás a ser la de antes; por qué sí, porque la maternidad tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, porque tú no pareces tú y porque las noches sin dormir hacen acto de presencia trastocando todo tu mundo y aún así parece que debes poner una sonrisa de cara a los demás mientras escuchas comentarios tipo: “qué bien te has quedado después de dar a luz“, “no estás tan mal para haber tenido un bebé“…

    Te contamos los temas tabúes de los que nadie se atreve a hablarte.

    Si te han hecho episotomía

    Primer mes de maternidad 2 48x48

    Si te han hecho episotomía puede que estés viviendo todo un drama, el ir al baño cada dos por tres es un autentico horror, el olor de las pérdidas de orina y de sangre es de lo más desagradable, eso por no hablar de las comprases tocológicas de celulosa que debes llevar día y noche con prendas extra suaves y holgadas.

    ¿Te han hecho cesárea? Peor aún, la visión de las grapas y el dolor de las mismas te quitarán hasta el hambre. ¿Has tenido suerte y no has pasado por una cesárea ni por una episotomía? Date por contenta, pero no por ello vas a estar al cien por cien, la cuarentena la vas a pasar como todas y la sensación de que tu cuerpo no es el tuyo hasta pasado un año también la vas a notar.

    La lactancia materna

    Primer mes de maternidad 3 48x48

    ¿Has optado por la lactancia materna? Es muy bonito y muy beneficioso para el bebé, eso seguro que ya lo has oído cientos de veces pero, ¿te ha dicho alguien alguna vez lo que te van a doler los pezones? Puede, y de hecho es muy probable, que te salgan grietas e incluso sangre, tranquila, solo será el primer mes; si, cierto, demasiado tiempo para notar esa sensación de agujas en tu pecho cada hora.

    ¿Es tu segundo bebé? Entonces habrás notado como te duele el vientre cada vez que le das de mamar a tu pequeño, y es que con el segundo hijo llegan los entuertos, esa especie de contracciones que hacen que te retuerzas de dolor. También se pasan, pero con el tiempo.

    Tienes hambre

    Primer mes de maternidad 41 48x48

    Tienes hambre, sueño, ganas de ducharte, de cocinar algo rico solo para ti… Pues despídete de ello por el momento; no volverás hacer nada sin que te interrumpa un llanto, sin que tengas que cambiar un pañal o sin que tengas que acurrucar al bebé para que pueda dormir.

    Tienes tu vida montada de arriba abajo y de pronto llega un ser diminuto a trastocar todo tu mundo, y tú, una vez más, tienes que poner la mejor de tus caras, aunque te hayas pasado toda la noche sin dormir, dando el pecho y cambiando el pañal a las tres de la mañana, eso por no hablar de las veces que se manchará de caca y tendrás que cambiar sábanas y pijamas…

    El sexo

    Primer mes de maternidad 5 48x48

    Puede que durante los últimos meses de embarazo tuvieras menos ganas de hacer el amor por lo incómoda que te sentías, y pensaste: “cuando nazca el bebé será otra cosa“; pues sí, cierto, pero no en el sentido que pensaste. El sexo pasa a un segundo plano y no solo por el dolor y el malestar que notas, si no porque no tendrás ni ganas, tu cuerpo se ve tan diferente, la culpabilidad, el cansancio, las ganas de llorar… Debido todo ello a la revolución hormonal que hay dentro de ti, hará que no quieras ni acordarte del sexo.

    Y a todo esto le sumamos las visitas inoportunas que aparecen justo cuando acabas de dormir al bebé…

    ¿Te sientes mal ahora que acabas de ser madre? Tranquila, nos ha pasado a todas, recuerda que hablar de ello y contar cómo te sientes ayuda mucho, no olvides tampoco que con el tiempo todo se pasa y todo vuelve a su lugar (comer bien y hacer un poco de ejercicio ayuda) y que tienes todo el derecho del mundo a quejarte, así que quéjate, grita, llora, enfádate, se injusta y egoísta, respira hondo, ríe y destierra de tu mente la idea de que tienes que ser perfecta.