Primeros auxilios a los niños

Hablamos de los primeros auxilios a los niños ¿Quieres descubrir el modo en que es conveniente que reacciones ante un accidente de tu hijo?

por , il

    Primeros auxilios a los niños

    Conoce cómo debes actuar en caso de accidente con los primeros auxilios a los niños. Seguramente que en alguna ocasión tu hijo se ha caído, ha sufrido una hemorragia, ha experimentado el dolor de una quemadura, etc. Pero, ¿y, tú cómo has reaccionado? Cada persona reacciona de un modo, con más o menos tranquilidad. Por ello, te hemos preparado una serie de consejos acerca de aquellas cosas que debes hacer ante un hipotético accidente de tu hijo y, sobre todo, aquellas otras cosas que nunca debes poner en práctica. Toma buena nota de las siguientes recomendaciones.

    Accidentes comunes en los niños

    Entre aquellos accidentes más comunes a los que, tal vez, puedas enfrentarte en alguna ocasión se encuentran:

    • Convulsiones febriles.
    • Envenenamiento en niños.
    • Atragamientos con alimentos o algún otro elemento como, por ejemplo, piezas pequeñas de juguetes.
    • Cura de heridas.
    • Quemaduras.
    • Ahogamientos en la piscina.
    • Cortes.
    • Hemorragias.
    • Traumatismos.
    • Golpes y caídas.
    • Rozaduras.
    • Rasguños.
    • Fracturas.
    • Mordeduras de animales.

    Qué debes hacer en caso de accidente de un niño

    En primer lugar y dependiendo del tipo de accidente, se convierte en una acción prioritaria salvar la vida del niño. Sin embargo, salvo que seamos especialistas no nos encontramos con las capacidades necesarias para lograrlo. Por lo tanto, debemos evitar que se produzcan lesiones posteriores y, en la medida de lo posible, mantener y llamar con carácter inmediato a un médico.

    Seguidamente, es importante no mover al niño herido puesto que lejos de ayudarle podemos causarle mayores daños. Hasta la llegada del médico debemos permanecer junto al pequeño para tranquilizarlo. Serán los sanitarios cuando lleguen quienes se encargarán de proceder como corresponda.

    niño herido 48x48

    Lo que no debes hacer en caso de accidentes de bebés y niños

    En el caso de que tu hijo sufra un accidente es importante que no le dejes solo. Asimismo, mientras permanezcas junto a tu pequeño tienes que tener presente una serie de recomendaciones que, en el caso de no llevarlas a la práctica, supondrían un grave perjuicio al niño. Por ello, no debes tocar la zona herida sin protección, mover al niño sin una necesidad imperiosa, agobiarle con preguntas, intentar acomodar los huesos en caso de fractura, dejar de atender una hemorragia, no suministrar ninguna clase de medicina, alimento o líquidos.

    Una vez que ya conoces las cosas que debes y no debes hacer en caso de accidente de tu hijo, te aconsejamos que tomes nota de aquellos elementos necesarios para el botiquín de primeros auxilios que te recomendamos tengas en tu casa:

    • Guarda los números de teléfono de urgencias. Por ejemplo, puedes guardar el contacto del centro médico más cercano, los números de policía y bomberos y el número del centro nacional de toxicología.
    • Medicinas. Para aquellos niños menores de tres meses es aconsejable tener parecetamol en gotas preparado para bebés. Hasta los tres años, se recomienda también ibuprofeno y jarabe de ipecacuana, que induce al vómito en caso de intoxicación, previa consulta al centro nacional de toxicología.
    • Crema de protección solar, alcohol al 90%, pomada antibiótica para heridas, crema de hidrocostisona al 0,5% para rozaduras como las del pañal y picaduras de insecto.
    • Termómetro, tiritas, venas y gasas estériles, pinzas, tijeras adaptadas, elementos perfectos para el momento en que tengas que curar alguna herida.

    Cómo actuar ante daño psicológico

    Una vez vistas las técnicas de primeros auxilios, es necesario comentar también cómo se debe actuar en caso de que el niño sufra daño psicológico de algún tipo, ya sea la pérdida de algún familiar cercano, la separación de los padres o episodios de bullying o acoso escolar.

    Primero de todo, se debe establecer una buena comunicación con el niño desde que empieza a crecer para poder detectar a tiempo que algo no va bien; hay que prestar atención a los cambios de humor, conducta y estado de ánimo que pueda sufrir el pequeño.

    El siguiente paso es hablar con él con preguntas claras y contar con psicológicos para momentos críticos que puedan vivir los niños.

    También te puede interesar: Cómo cuidar el hígado del bebé: Consejos y alimentos recomendados y Apnea infantil: Todo sobre la apnea del sueño en niños