Navidad 2016

Problemas auditivos: ¿principio de dislexia?

Problemas auditivos: ¿principio de dislexia?

Problemas auditivos: ¿principio de dislexia? Se calcula que aproximadamente entre el 10-15% de la población sufre dislexia, un trastorno de la capacidad del lenguaje y de la comprensión lectora cuya respuesta, según el último estudio de investigación publicado, estaría en la corteza auditiva izquierda. Las anomalías auditivas son una de las primeras señales que no alertan de que podemos estar ante un problema de dislexia, cuya detección precoz es fundamental para encauzar el aprendizaje y evitar, en el caso de los niños, el fracaso escolar.

por en Enfermedades bebes y niños, Investigaciones Médicas, Mamá, Prevención, Salud de Mujer, Cerebro
Última actualización:
    Problemas auditivos: ¿principio de dislexia?

    Problemas auditivos: ¿principio de dislexia? Hasta ahora solo era una relación hipotética, pero el último estudio de investigación publicado constata que las anomalías auditivas son una de las primeras señales que nos alertan de que estamos ante un problema de dislexia, un trastorno del aprendizaje del lenguaje o de la capacidad de lectura. La respuesta a las dificultades para leer frases o invertir palabras se encuentra, según los resultados de este estudio, en la corteza auditiva izquierda, cuya relación con el procesamiento del habla es evidente.


    En concreto, este último estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela Normal Superior de Francia, señala que las personas que padecen dislexia también presentan una corteza auditiva izquierda más sensible a las frecuencias demasiado altas y menos a las que permiten identificar los sonidos del habla. Esto se traduce en una merma de la capacidad de la denominada memoria verbal. Un fallo a la hora de procesar la unidad más pequeña de sonido (fonema), una anomalía que se presenta en las primeras etapas del procesamiento auditivo de nuestro cerebro, influye directamente en el procesamiento del habla.

    Los principales síntomas de la dislexia son las dificultades para atender y captar los sonidos del habla, una merma de la capacidad para repetir una lista de palabras o números y un rendimiento ralentizado a la hora de nombrar imágenes y colores rápidamente. La dificultad en la lectura y en las operaciones de cálculo, con la inversión de palabras, sustitución de unas palabras por otras o el cometer extraños errores de ortografía está en la base de la dislexia, un trastorno cuya detección precoz es fundamental para tratarlo y superarlo. Para su tratamiento debemos ponernos en manos de un profesional y, esto es importante subrayarlo, hay que dejar bien claro que la dislexia no está relacionada ni afecta a la inteligencia, simplemente se trata de un trastorno cuyo origen suele ser neurológico que requiere un tratamiento para encauzar las dificultades en la percepción visual y auditiva.


    La dislexia, si no se trata o diagnostica a tiempo, puede conllevar problemas como el fracaso escolar. Precisamente, este es uno de los trastornos, junto al déficit de atención con hiperactividad, que más pueden influir en el rendimiento escolar. Además, la dislexia también afecta a la salud y a la personalidad de quien la padece. Así, según la Federación Española de asociaciones de Dislexia las personas disléxicas son más propensas a padecer enfermedades de oído, pueden presentar cambios bruscos del humor, son extremadamente sensibles e intuitivos y, sin tener término medio, o son muy desordenados o demasiado perfeccionistas.

    Se calcula que aproximadamente entre el 10-15% de la población sufre dislexia, un trastorno que en la edad infantil, y en el inicio de la etapa de aprendizaje, podemos correr el riesgo de confundir con la pereza, vagancia o distracción del niño. No siempre es así, y los problemas escolares pueden ser una de las primeras señales en alertarnos de que podemos estar ante un trastorno más serio que va más allá del comportamiento del niño en el aula.

    639

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosInvestigaciones MédicasMamáPrevenciónSalud de MujerCerebro

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares