Navidad 2016

Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar

Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar

Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar. Según datos médicos es estima que uno de cada cuatro niños tiene problemas visuales, a lo que hay que sumar que esta puede ser la causa de entre un 15 y un 30% de los casos de fracaso escolar. La prevención es tan sencilla como realizar, al menos una vez al año, una visita al óptico-optmetrista para descartar que hay problemas visuales y, en caso contrario, adoptar el tratamiento correctivo adecuado. ¿Cuáles son los problemas visuales infantiles más comunes?

    Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar

    Problemas de visión: Prevenir el bajo rendimiento escolar. Los problemas de visión pueden ser una de las causas de falta de concentración y fracaso escolar. No en vano, según datos médicos, se estima que uno de cada cuatro niños tiene algún tipo de problema visual. Y es que los trastornos que afectan a nuestra visión suelen llegar acompañados de otros síntomas, como dolores de cabeza, enrojecimiento y picor de los ojos o dificultades para leer, lo que repercute directamente en su rendimiento escolar. La prevención empieza con la revisión, al menos una vez al año, de la vista.


    El bajo rendimiento escolar o la falta de interés por la lectura pueden ser una consecuencia, y una señal, de un problema de visión. La mejor manera de prevenirlo y diagnosticar a tiempos los trastornos visuales de los más pequeños es acudiendo, al menos una vez al año, al óptico- optometrista. Una recomendación a seguir si tenemos en cuenta que según datos médicos se estima que uno de cada cuatro niños tiene problemas de visión. Dato al que se suma que los problemas oculares pueden estar detrás de entre el 15 y el 30% de los casos de fracaso escolar.

    La salud de nuestros ojos es fundamental, a cualquier edad. Si nos centramos en los niños y adolescentes, debemos prestar especial atención a los síntomas o señales que nos puedan alertar de que tiene problemas de visión, ya que los más pequeños no suelen avisar de que tienen un problema visual. Entre los síntomas que suelen acompañar a los problemas de la vista, los ojos enrojecidos o cansados, picor, lagrimeo, dolor de cabeza (sobre todo cuando se realiza una actividad a una distancia corta), inclinar la cabeza hacia un lado al mirar de frente, parpadear o guiñar de manera excesiva.

    Fruncir el ceño al leer o escribir también puede ser una señal de problemas de visión.

    En el caso de los niños, tal y como señalan los expertos en oftalmología, también puede darse fotosensibilidad a la luz, dificultades para leer (invertir palabras, saltarse líneas, dificultad para seguir la lectura sin guiarse con el dedo), caligrafía pobre, falta de concentración, irritabilidad, cansancio o tener mejor memoria auditiva que visual. Todos ellos señales de que hay un problema de enfoque o de percepción.


    ¿Cuáles son los problemas visuales más frecuentes entre los niños? La miopía, hipermetropía, astigmatismo, ambliopía (ojo vago) o estrabismo. En el caso de la miopía el problema es ver bien de lejos, lo que puede hacer por ejemplo que el niño copie de manera incorrecta las palabras de la pizarra. La hipermetropía, por su parte, es la dificultad para ver de cerca. El astigmatismo provoca visión borrosa y el denominado ojo vago es la pérdida parcial de la visión del ojo. El estrabismo, por último, se produce cuando los ojos no están paralelos, cada uno mira en una dirección.

    Las dolencias visuales, cuanto antes se detecten, más rápida y mejor se podrán tratar. De hecho, la mayoría son fácilmente tratables con la corrección óptica adecuada. Si tiene que llevar gafas, es importante dejarles elegir el modelo, con el que sientan más cómodos.

    740

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares