Navidad 2016

¿Qué hacer cuando tu hijo se porta mal?: consejos

¿Qué hacer cuando tu hijo se porta mal?: consejos
por en Educación de los hijos, Mamá, consejos mamás, relaciones padres hijos
Última actualización:
    ¿Qué hacer cuando tu hijo se porta mal?: consejos

    Como padres, lógicamente preferimos premiar o recompensar a nuestros hijos en lugar de imponer un castigo. Sin embargo, hay situaciones en las que realmente es necesario recurrir a esta opción. El castigo, y esto es muy importante y como padres no debemos olvidarlo, debe ser utilizado como una herramienta pedagógica, y no simplemente para descargar nuestro enfado. Si caemos en este error el castigo no servirá de nada y no nos ayudará a corregir al niño cuando se porta mal.

    Para que el castigo funcione debe ser constructivo, es decir, enseñarle a mejorar su comportamiento y sobre todo a ser consciente de su mala acción. Así, por ejemplo, si ha tirado el vaso de la leche su castigo será limpiarlo. De igual manera el niño tiene que tener claro el motivo del castigo, por lo que debe ser inmediato ya que de lo contrario no entenderá la acción por la que se le está castigando y no resultará contundente.

    El castigo, lógicamente, también debe ser proporcional tanto a la acción cometida como a la edad. Así, por ejemplo, prohibirles utilizar el móvil u ordenador durante un mes es un castigo exagero y nada educativo porque al cabo de unos días el niño seguramente habrá olvidado el motivo del mismo.

    Lo primero de todo es no perder calma, aunque es cierto que en ocasiones resulta difícil si alguno de tus hijos no solo te ha desobedecido sino que realmente se ha comportado mal. En estos casos, es fundamental ser claro y contundente con el mensaje, y no hablar a gritos porque entonces la conversación con tu hijo, sobre todo cuando son adolescentes, acabará en discusión. Pase lo que pase hay que mantener el mismo tono de voz, y utilizar un lenguaje simple y lo más directo posible.

    Lo que como padres no debemos hacer en ningún caso es responder a sus provocaciones, sobre todo los niños más mayores y los adolescentes pueden tener la habilidad de sacarnos de nuestras casillas. Si entramos en provocaciones perdemos credibilidad. Las cosas deben decirse una sola vez, dos como máximo, porque si las repites mucho en el mismo mensaje las acabarán ignorando.

    También te puede interesar: ¿Debo consentir a mi hijo?: Pros y contras y toma nota de los 10 consejos para educar a los hijos en habilidades sociales.

    490

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Educación de los hijosMamáconsejos mamásrelaciones padres hijos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares