Qué hacer si los niños tienen dificultad para socializar

Qué hacer si los niños tienen dificultad para socializar

Al igual que los adultos, los niños también pueden tener dificultades para socializar. ¿Cómo actuar en estos casos?, ¿qué hacer cómo padres?

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá, Consejos Bebés
Ultimo aggiornamento:

    Socializarse y entablar relaciones con los demás forma parte del aprendizaje y desarrollo, pero no todos los niños son iguales. Es decir, el carácter y la personalidad de cada uno determina su capacidad de socializar con los demás. ¿Qué podemos hacer como padres si los niños tienen dificultad para socializar? En primer lugar, hay que descubrir a qué tiene miedo el niño del mundo exterior. ¿Es realmente un problema o un signo de su carácter? No todo los niños son igual de extrovertidos y confiados. De hecho, los niños con problemas para socializar suelen ser inseguros, con baja autoestima, se sienten incomprendidos y rechazados. Vamos a ver, a continuación, algunos sencillos consejos para ayudar al niño a encauzar sus relaciones con los demás.

    Desde el nacimiento hasta aproximadamente los 3 años, el niño vive, por así decirlo, apegado a la figura materna. Es a partir de esta edad cuando comienza a despertar su interés por el mundo exterior, aunque no es fácil aprender a socializar. A partir de los 4 años, el niño comienza a interactuar realmente con sus compañeros o amigos, tratando de compartir momentos de juego y de conversación.

    Antes de los 3-4 años no se puede decir realmente que el niño tenga problemas para socializar. Además, puede que al principio solo se trate de un cierto estado de inseguridad o de timidez, para lo que tan solo necesitará un poco de apoyo de papá y mamá para dar el paso. Es importante no obligar al niño, se trata de darle ánimo, consejo y apoyo, no de hacerle sentir que debe socializar con los demás como una obligación.

    Si el más pequeño tiene dificultades para socializar con los demás podemos estimularle con juegos para niños y tareas para hacer juntos. Así, por ejemplo, podemos comenzar con un compañero de juegos y, poco a poco, ir aumentando el número de amigos o compañeros.

    Tal y como hemos señalado, es importante tener en cuenta el carácter del niño. Si, por ejemplo, el niño es tímido, no hay que obligarlo, sino ayudarlo a ir ganando confianza y a perder la timidez de manera gradual. Los niños tímidos, aunque les gusta estar con el resto, tienden más a observar que a interactuar. Cuidado con la sobreprotección de los padres, sobre todo porque podemos caer en el error de ser demasiado intrusivos o no dejarles espacio suficiente para mostrarse como realmente son. El consejo fundamental, si detectamos que el niño tiene dificultades para socializar, es tener paciencia y, sobre todo, respetar su manera de ser y evitar la comparación con sus otros hermanos u otros niños. Además de ser innecesario, puede resultar perjudicial.

    Para ayudar al niño a relacionarse con los demás, puede ser una buena idea organizar en casa una merienda o una tarde de juego con otros niños. El entorno de casa le hará sentirse más seguro y eso hará que para él resulte más fácil socializar con los demás.

    También te puede interesar: Cómo enseñar a los niños a respetar las reglas y El sentido de la vergüenza en niños.

    637

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamáConsejos Bebés Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares