Saltarín para bebés: Cuándo usar los jumpers y riesgos

Práctico, cómodo y seguro, así debe ser el saltarín para bebé. Descubre cómo se divierte tu bebé subido en el jumper o columpio saltarín.

por , il

    Saltarín para bebés: Cuándo usar los jumpers y riesgos

    El saltarín para bebés o jumpers es un juguete diseñado para estimular a los niños y favorecer su desarrollo motriz y coordinación corporal. El jumper saltarín es similar a un columpio que hace que el pequeño rebote y pueda dar sus primeros saltitos.

    Los niños aprenden jugando, y desde el momento en que empiezan a ponerse de pie se abre para ellos todo un mundo de posibilidades por descubrir.

    Cada juguete que elijamos debe estar adaptado a su edad y estatura, y el jumper o columpio saltarín para bebé no es una excepción. Además de divertido es fundamental que el juguete sea seguro para el niño, por eso conviene tener en cuenta algunos consejos sobre cuándo usar los jumpers y sus posibles riesgos.

    Beneficios del saltarín para bebé

    • Proporciona estímulos, incluidos los que aportan los colores y formas del juguete.
    • Favorece la libertad de movimientos.
    • Estimula la exploración de objetos.
    • Mejora sus habilidades motrices.
    • Estimula su curiosidad por el entorno.
    • El saltarín, aunque práctico y divertido, no sustituye el ejercicio que hace el bebé al gatear o jugar en el suelo.

    Cuándo y cómo usar el saltarín

    • Tal y como señalan los expertos, el jumper o saltarín solo debe utilizarse cuando el bebé es capaz de ponerse de pie y de controlar su cuello y tronco.
    • No debe utilizarse más de 20 minutos al día, porque solo trabaja una parte de la musculatura.
    • No es un juguete recomendable para niños con problemas ortopédicos.
    • Antes de subir al niño comprobar que el saltarín está bien sujeto, a la altura adecuada para su tamaño.
    • Comprobar igualmente que el niño bien asegurado para evitar que pueda deslizarse fuera del asiento.
    • Evitar las sobrecargas en las rodillas.
    • Dejar espacio libre alrededor del saltarín para evitar que pueda golpearse.
    • En caso de duda, consultar al pediatra sobre las ventajas que pueden reportar este tipo de juguetes, asegurándonos de usarlos en la etapa adecuada.

    Tipos de saltarín para bebés

    En líneas generales, el saltarín es un asiento de lona suspendido por cuerdas elásticas. Un juguete que constata que el diseño también ha revolucionado los juegos para bebés. Hay varios tipos de saltarín:

    • Saltarín fijo: Con su propio soporte.
    • Columpio saltarín para puerta: Saltarín para colocar en los marcos de las puertas. Estos últimos se consideran menos seguros. Para evitar que se suelte o que el bebé pueda golpearse, debe tener un anclaje seguro y un protector hinchable.

    También te puede interesar: Juguetes para niños autistas: los mejores y beneficios y toma nota de las actividades y juegos para estimular la psicomotricidad en niños.