Navidad 2016

Seguridad infantil: Chimeneas a prueba de niños

Seguridad infantil: Chimeneas a prueba de niños

Consigue una chimenea a prueba de niños con estas precauciones de seguridad infantil. ¡Disfrutaréis de su calor sin incidentes ni preocupaciones!

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá
Última actualización:
    Seguridad infantil: Chimeneas a prueba de niños

    Una de las mejores cosas del invierno es relajarse junto a una buena hoguera y escuchar el chisporroteo del fuego mientras nos calentamos. Pero esta delicia se torna toda una preocupación cuando tenemos un bebé o un niño en casa, ya que con un simple despiste puede acabar quemándose. Te contamos cómo tener una chimenea a prueba de niños para proporcionar a tu pequeño una correcta seguridad infantil.

    Los niños tienen curiosidad por todo y el fuego es uno de los fenómenos naturales que más les apasionan. Esto hace imprescindible la instalación de una puerta o pantalla en nuestra chimenea, ya que de este modo no podrá introducir las manos y, por ende, no se quemará. Para niños de una edad más avanzada vas a tener que añadirle una cerradura para que se les haga más difícil abrirla. Eso sí, es muy importante que si instalas una pantalla de cristal te asegures de añadir una segunda o utilizar un cristal a prueba de calor, ya que la alta temperatura que puede llegar a alcanzar una simple puede ocasionar quemaduras de segundo y tercer grado a nuestro hijo.

    Tener las pinzas a mano es muy cómodo, pero también muy peligroso para la seguridad de nuestro pequeño. Procura dejar la chimenea despejada para asegurarte de que tu hijo no pueda coger ningún objeto con el que pueda quemarse o lastimarse.

    Las esquinas de las chimeneas son un auténtico peligro para los niños que ya van corriendo de un lado a otro, ya que cualquier resbalón puede tener consecuencias fatídicas. Para evitarlo, utiliza un parachoques a prueba de fuego para que resulte menos peligroso y evite que pueda cortarse.

    Por supuesto, deberás asegurarte de que no sea tóxico.

    Un exceso de hollín no solo llenará tu casa de humo y suciedad, sino que habrá riesgo de asfixia para tu hijo, especialmente si todavía es un bebé. Asegúrate de limpiarla a fondo en otoño o de contratar a un profesional que lo haga por ti.

    Parece que solo nos acordamos de la seguridad de las chimeneas cuando las encendemos en invierno, pero en verano también debemos asegurarnos de que no sean un problema para nuestros pequeños. Cuando venga el buen tiempo vas a tener que mantenerla cerrada para evitar encontrarte con un nido de pájaros, o peor, una colmena de abejas. Únicamente colocando un plástico ajustado al tubo de ventilación te librarás de cualquier sorpresa desagradable, como una dolorosa picadura de avispa.

    ¿Qué te han parecido estas medidas de seguridad infantil? Te recomendamos que también eches un vistazo a las medidas de precaución para bebés que empiezan a caminar y al tiempo recomendado de televisión para los niños.

    636

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares