Síndrome del hijo único: Qué es y cómo prevenirlo

Descubre cómo son los hijos sin hermanos y qué hacer para evitar que se ajusten al perfil del síndrome del hijo único.

por , il

    Síndrome del hijo único: Qué es y cómo prevenirlo

    El síndrome del hijo único se utiliza para definir a aquellos niños egoístas, sobreprotegidos y narcisistas. No tener hermanos no significa que ineludiblemente su personalidad se ajuste a estas características. Sin embargo, ¿hay diferencias entre ser hijo único y no tener hermanos?

    Tal y como plantea una investigación realizada por la Universidad del Suroeste de Chongqing (China), y publicada en la revista Brain Imaging and Behavior, hay diferencias que desmontan algunos de los mitos sobre los hijos únicos. Y es que este estudio revela que los niños que crecen sin hermanos presentan una estructura cerebral distinta de aquellos que tienen uno o varios.

    En concreto, las diferencias se constatan en las regiones cerebrales asociadas con la imaginación, la amabilidad y las emociones. Esto se traduce en que son más creativos, aunque tengan una personalidad menos amable y ello les dificulte ser más sociables.

    Diferencias entre los hijos únicos y con hermanos

    ¿Cómo son los hijos únicos?, ¿cómo actúan los hijos únicos? Son algunas de las preguntas a las que los científicos han querido dar respuesta, para lo que han contado con la participación de 250 estudiantes universitarios, a los que además de escanear el cerebro se sometió a una serie de test sobre creatividad, inteligencia y personalidad. Estos fueron los resultados:

    • La creatividad es la principal diferencia, ya que en los hijos únicos se apreció mayor volumen de materia gris en el lóbulo parietal del cerebro, asociado a las sensaciones (tacto, calor, frío), la flexibilidad mental o la imaginación.
    • El cerebro de los hijos únicos, como apunta el estudio, presenta menos materia gris en la zona de la corteza prefrontal media, encargada de regular las emociones. Esto explicaría algunos rasgos de su personalidad, como el egoísmo, dependencia o falta de amabilidad.
    • Los niños con hermanos desarrollan más las habilidades psicosociales y de apoyo emocional, frente a los hijos únicos que suelen ser más posesivos y recelosos de su intimidad.

    Cómo educar a un hijo único

    Ser hijo único ha dejado de ser una excepción, como constatan las estadísticas. No solo las mujeres han retrasado la edad de maternidad, sino que en los últimos años han aumentado las parejas con un único hijo, superando el 30% en nuestro país.

    Tal y como apuntan los expertos en psicología y educación, las diferencias no viene marcadas tanto por el hecho de ser hijo único como por la educación recibida. La sobreprotección de los hijos, la dependencia de los padres o el ser un niño mimado no son características ni mucho menos exclusivas de los hijos únicos, sino que tienen que ver con el estilo de educación recibida. Educación que permita que el niño crezca de forma independiente y sepa desenvolverse socialmente.

    ¿Qué hacer para evitar el síndrome del hijo único?

    • Valorar sus logros, sin excederse con los elogios para evitar que se vuelva narcisista. Felicitarle por logros concretos, no por cualquier cosa.
    • Evitar ejercer una presión y atención excesiva sobre el niño, por ejemplo, animándole a realizar las actividades que le gustan y respetando sus fallos y limitaciones.
    • Evitar el exceso de control y la sobreprotección si no queremos que se vuelva frágil y temerosos. Concederle la oportunidad de equivocarse y de resolver solo sus problemas con otros niños.
    • Fomentar el juego y las actividades con otros niños de su edad para que aprenda a trabajar en equipo y a compartir.
    • Concederles autonomía y responsabilidades acordes a su edad.

    También te puede interesar: Consejos para desarrollar la inteligencia de los hijos y descubre cómo decir no a los niños: formas positivas para decir no a los hijos.

    Viajes y vacaciones