Síntomas de embarazo en los primeros días

Síntomas de embarazo en los primeros días

Ahora puedes conocer los síntomas de embarazo en los primeros días. Eso sí, no debes confundirlos con el síndrome premenstrual, que son muy similares. Además te decimos cuándo hacerte el test de embarazo.

por en Calendario Embarazo, Embarazo, Mamá, Síntomas Del Embarazo, Consejos, estado de buena esperanza, regla
Última actualización:
    Síntomas de embarazo en los primeros días

    Los síntomas de embarazo en los primeros días se caracterizan por nauseas, vómitos, te ves más hinchada de lo normal… Pero si encima se te ha retrasado el ciclo puede que estés de verdad ante un posible embarazo, pero ¡ojo! muchas veces también nos sugestionamos y un retraso puede ser simplemente por estrés. Así que, ¿cómo distinguimos los síntomas reales del embarazo?

    A raíz de la interrupción del ciclo menstrual comienzan los cambios físicos y psíquicos, algunos de ellos reconocibles desde los primeros días. Así, entre los cambios más evidentes se incluyen el aumento de las mamas, sensación de mareo matutino y náuseas, malestar o aumento de la pigmentación de la piel.

    Ante todo, debes saber que estos síntomas se parecen al malestar premenstrual normal, como el dolor de tripa, el cansancio, dolor de cabeza, irritación, sensibilidad exagerada… y a veces los confundimos. No deja de ser un desequilibrio hormonal que sufrimos todos los meses.

    Sin embargo, desde el primer mes de gestación los signos de un posible embarazo se hacen notar y suelen ser claves las ganas de hacer pis más a menudo, el sueño excesivo, un aumento del pecho, un retraso si tu ciclo es regular, dolores pelvianos, náuseas, mayor percepción de los olores o repulsión a ciertos alimentos.


    ¿A qué responden estos cambios? Durante el embarazo, los estrógenos y la progesterona, las dos hormonas femeninas más importantes, se alían para incrementar su producción. El aumento de los niveles de estrógeno, por ejemplo, suele estar detrás de los cambios de humor o mayor irritabilidad o de la aversión a determinados alimentos, algunos incluso que antes nos gustaban. Los cambios hormonales que han empezado a producirse en nuestro organismo también pueden provocar hinchazón abdominal, una sensación parecida a la que tenemos en los días previos a la regla, e hinchazón de los senos (acompañada de una mayor sensibilidad). Otra hormona, la progesterona, es la responsable de esa sensación de agotamiento y cansancio inexplicable. De hecho, el cansancio es un síntoma que puede acompañar a la mujer durante todo el embarazo. El motivo es que al aumentar el volumen sanguíneo también obligamos al corazón a trabajar más.

    Otro síntoma muy común, como hemos señalado antes, es la mayor necesidad de orinar. Al igual que aumentan los estrógenos, también lo hace la sangre y otros líquidos, lo que obliga a los riñones a aumentar su producción. Este síntoma suele ser más frecuente que aparezca en torno a la sexta semana de embarazo.

    Durante los nueve meses de gestación se producen cambios muy notables en la anatomía, en el metabolismo, la fisiología. Y, por supuesto, los cambios físicos van acompañados de cambios emocionales (estrés, ansiedad, problemas de sueño). Hasta el tercer mes, no obstante, los cambios son menos evidentes, pero a partir de esa fecha el abdomen comienza a abultarse y la figura corporal va cambiando.



    Aunque el retraso de la regla suele ser una de las señales más evidentes –especialmente si se han mantenido relaciones íntimas de pareja sin protección-, no hay que olvidar que ésta puede sufrir cambios, por lo que más aconsejable, para resolver dudas, es realizarse el test de embarazo. Pero, ¿qué puede alterar la regla? Los nervios, a veces, la interrumpen un tiempo o aumentan el sangrado o el dolor. Si el peso sube o baja mucho, también puede desaparecer. Los fármacos –antihipertensivos, antidepresivos, antiulcerosos y antipsicóticos- pueden afectar al ciclo menstrual. Y, por último, una operación ginecológica, sobre todo si se manipulan los ovarios, puede cambiar los niveles hormonales (adelantando o retrasando la regla).


    El aumento de los estrógenos y la progesterona puede provocar un aumento de flujo. Con una correcta higiene de la zona y otros consejos, como usar ropa interior de algodón y prescindir de los salvaslips que impide la transpiración, se evitarán problemas de infecciones. Si el flujo es blanquecino y va acompañado de picores o escozor, podría tratarse de una infección por hongos (candidiasis). Esta situación exige un tratamiento cuanto antes bajo la supervisión del ginecólogo.

    ¿Los reconoces en ti? Pues lo mejor es que te realices alguna de las pruebas de embarazo que conocemos. O bien un test, el cual lo puedes adquirir en la farmacia y es bastante fiable; o bien mediante un análisis de sangre. Éste podrá detectar la hormona del embarazo a partir del séptimo día de la concepción.

    Recuerda que cada mujer es un mundo y cada embarazo es diferente. A pesar de que los síntomas de embarazo suelen ser similares en mayor o menor intensidad en todas nosotras, es recomendable hacerse la prueba. ¡Adelante, y si es positivo… Enhorabuena!

    1072

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Calendario EmbarazoEmbarazoMamáSíntomas Del EmbarazoConsejosestado de buena esperanzaregla
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares