Navidad 2016

Síntomas de hiperactividad en madres y niños

Síntomas de hiperactividad en madres y niños

Falta de atención, dificultades de concentración, inquietud, son algunos de los síntomas más característicos de la hiperactividad. Descubre cómo actuar.

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá, Consejos Bebés, Niños Hiperactivos
Última actualización:
    Síntomas de hiperactividad en madres y niños

    La hiperactividad no solo es cosa de niños, también de adultos. De hecho, está constatado que el denominado TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) puede ser hereditario. El componente genético puede determinar hasta un 70% de este trastorno, al que se suman los factores ambientales y biológicos. Tener antecedentes familiares de hiperactividad puede aumentar las probabilidades de que los niños también sean hiperactivos, pero no necesariamente predispone a ello.

    Hay otro aspecto que también hay que tener en cuenta, y es que las madres, o padres, de niños hiperactivos también son más propensos a padecer síntomas de estrés y ansiedad e, incluso, en los momentos iniciales, de indefensión y preocupación al no tener claro cómo actuar. De ahí la importancia no solo de contar con un diagnóstico preciso -hay que recordar que un niño inquieto no siempre es hiperactivo- para ayudar al niño a manejar su hiperactividad de la mejor forma posible. Un aprendizaje en el que los padres juegan un papel fundamental, ya que ellos también deben aprender a manejar las situaciones que puedan generar conflictos.

    Se estima, según datos médicos, que entre un 5-7% de la población infantil tiene TDAH. Hasta no hace mucho se tendía a pensar, no siempre de manera acertada, que la falta de atención o de concentración obedecía a que era un niño revoltoso o mal educado.

    Afortunadamente hoy en día los niños con trastorno de atención e hiperactividad pueden tener a su disposición herramientas terapéuticas y educativas muy eficaces. Es importante diagnosticar y controlar la hiperactividad porque, si pasa inadvertida, puede aumentar el riesgo de fracaso escolar, por ejemplo. De hecho la hiperactividad, que se manifiesta a partir de los dos años, suele detectarse cuando los niños empiezan a ir al colegio.

    Falta de atención, inquietud, rabietas, impulsividad, falta de concentración y de control son algunas de las señales que nos pueden alertar de que el niño es hiperactivo.

    Aunque la hiperactividad tiende a remitir con la edad adulta, no siempre es así, ya que puede persistir, según datos médicos, hasta en un 50% de los casos, pudiendo afectar seriamente a la calidad de vida, ya que por ejemplo la falta de atención puede repercutir a la hora de asumir responsabilidades laborales. Falta de concentración y dificultades para realizar determinadas tareas que requieren paciencia y tiempo suelen ser las señales más evidentes de la hiperactividad en adultos.

    También te puede interesar: Hiperactividad infantil: Prevenir el fracaso escolar y todo sobre el TDAH: causas, síntomas y tratamiento.

    570

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamáConsejos BebésNiños Hiperactivos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares