Navidad 2016

Trastornos psicosomáticos en niños: síntomas y cuáles son

Trastornos psicosomáticos en niños: síntomas y cuáles son

Trastornos psicosomáticos en niños: Síntomas y cuáles son. Pueden definirse, en términos generales, como síntomas físicos de origen psicológico. Los niños no se libran. Toma nota de cuáles son las señales que nos alertan.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, Mente, salud niños
Última actualización:

    trastornos psicosomaticos en niños

    Cuando hablamos de trastornos psicosomáticos en los niños, hacemos referencia a los síntomas físicos de origen psicológico y que, aunque pueden presentar señales de varios tipos, no siempre son fáciles de identificar. Vamos a ver más detenidamente cuáles son los más frecuentes.


    La disciplina que se ocupa de los trastornos psicosomáticos, la psicosomática, estudia la relación entre la mente y el cuerpo, con el fin de detectar cómo la psique puede afectar negativamente al cuerpo. Pero ¿cuáles son los trastornos más frecuentes? Entre los trastornos psicosomáticos propios de la primera infancia se incluyen los cólicos, aparición de eccema, vómitos, asma, dolor de cabeza, síndrome de intestino irritable y trastornos del sueño. Es importante no subestimar ninguno de estos síntomas porque son enfermedades en sí, de hecho pueden implicar una profunda angustia emocional, daños orgánicos y dolores psicosomáticos en los niños.


    Ya lo dijo Platón: ‘El problema es que los médicos de hoy separan el alma del cuerpo’. Siglos después, el problema parece que sigue sin resolverse. No obstante, hay que decir que sí hay una serie de corrientes médicas que creen que todas las enfermedades se deben a un desequilibrio de la psique. Teniendo esto en cuenta, si el malestar del alma, o de nuestro yo más profundo, se prolonga durante mucho tiempo, tarde o temprano, encontrará su expresión física en el cuerpo. Síntomas físicos que serían una señal del sufrimiento y malestar de la mente.

    En los niños, el mecanismo es el mismo. Si, por ejemplo, el niño sufre porque se siente desatendido por sus padres, pero no puede encontrar la forma de expresar ese malestar con palabras, tarde o temprano, su cuerpo lo hará por él.

    Podríamos decir que es un mecanismo de defensa natural, particularmente común en la infancia, cuando el lenguaje aún no se domina bien. A través de la somatización, o la materialización de las emociones negativas en el cuerpo, el niño expresa lo que tiene miedo de decir con palabras.


    Los síntomas de los trastornos psicosomáticos no son fáciles de identificar, puesto que no siempre se pueden vincular directamente con dolencias físicas específicas. No obstante, los más comunes son los sistemas del aparato digestivo, respiratorio y la piel. Síntomas que pueden repetirse, empeorar o desaparecer.

    El malestar puede manifestarse de muchas formas: por ejemplo, si un niño tiene cólico frecuente en la escuela, pero en casa no sufre en absoluto, es evidente que la angustia y la ansiedad en este caso están vinculadas con el entorno escolar. Entre los síntomas más comunes, y siempre susceptibles de tratamiento, el asma, los dolores de cabeza, eccema, psoriasis, dolores de estómago y dolor abdominal, vómitos, colitis…


    Los trastornos psicosomáticos de los niños en ciertas circunstancias pueden requerir tratamiento farmacológico. Por lo general, la terapia ideal es entender el mensaje de que el niño se comunica a través de su cuerpo. Terapia en la que deben implicarse los padres, así como el el médico, psicólogo o psiquiatra, según corresponda.

    También te puede interesar: Infancia y salud mental: más de un 10% de casos sin diagnosticar y cómo reconocer la ansiedad y el estrés en niños.

    787

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáConsejos BebésMentesalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares