Navidad 2016

Tupper escolar: ¿Ahorro económico o de nutrientes?

Tupper escolar: ¿Ahorro económico o de nutrientes?

Tupper escolar:¿Ahorro económico o de nutrientes? Tendrá un hueco en la mochila de muchos escolares y aunque comer de tupper no tiene por qué ser sinónimo de comer mal, los expertos en nutrición sí ponen el acento en algunos riesgos que puede conllevar. No obstante, hay recetas para hacer de nuestro tupper un menú saludable y nutritivo.

    Tupper escolar: ¿Ahorro económico o de nutrientes?

    Tupper escolar: ¿Ahorro económico o de nutrientes? Este curso que está a punto de empezar en las mochilas de muchos niños, además de los libros, lápices y cuadernos, habrá un hueco para el tupper escolar, una nueva modalidad que se impone como medida de ahorro y como alternativa al comedor escolar. Un ahorro que, no obstante, y como alertan los especialistas en nutrición, no debe ser en nutrientes. ¿Qué debe incluir el menú infantil del tupper para que su alimentación no sea menos saludable, sana y variada?


    ¿Comedor escolar o tupper? Si es una cuestión económica, a día de hoy, el tupper es la respuesta, pero si es una cuestión nutricional habría que decantarse, según el consejo de especialistas en nutrición por el comedor escolar convencional. Y es que aunque el menú del tupper sea equilibrado y variado, corremos el riesgo de que si incorpora algún alimento que no les gusta a los niños (por ejemplo, las verduras suelen ser el alimento que más rechazo les provoca) no coma lo que le hemos preparado. Es decir, aunque la opción del tupper puede ser saludable, será más difícil regular sus hábitos a la hora de comer. Hábitos que son esenciales para asegurar su correcto crecimiento y desarrollo, evitando trastornos como sobrepeso u obesidad, problemas cuya causa principal es una alimentación desequilibrada.

    Hay más diferencias, tal y como señalan desde la Fundación Española de Nutrición dependiente de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria, Semergen. Los menús de los comedores escolares están sometidos a rigurosos controles nutricionales y dietéticos, adaptados a las edades de los alumnos. Preparar el tupper requiere tiempo y dedicación por parte de los padres, tiempo del que no siempre se dispone para preparar un menú de fiambrera lo más nutritivo posible y pudiendo caer en el riesgo de recurrir con demasiada frecuencia al bocadillo o a la comida rápida.

    Llevar la comida de casa puede implica atender también a su conservación y manipulación, por ejemplo necesitar calentar los alimentos en invierno o mantenerlos refrigerados en verano.


    Si vamos a comer de tupper, en el menú no pueden faltar:

    • Verduras crudas, como la zanahoria, el pepino o el tomate.

    • Mucha fruta, legumbres (al menos dos veces por semana), carne y pescado (sobre todo pescado azul como el salmón).
    • Conviene evitar alimentos como las patatas fritas, los fritos y preparados de salsas.
    • Los bocadillos o los sándwiches tampoco son una buena opción. Si lo son para las meriendas o almuerzos, pero no como sustitutos de una de las comidas principales.
    • Lo que incluyamos en el menú del tupper también influirá en la cena de los más pequeños, ya que hay que procurar que haya equilibrio entre los alimentos. Si, por ejemplo, en los tupper optamos más por comidas frías (ensaladas de pasta, arroces o como guarnición), por la noche habrá que optar por platos calientes.
    • La sal, con moderación.

    Para la mejor conservación de los alimentos y que no pierdan sus propiedades es aconsejable utilizar recipientes específicos, como termos, salvo en los casos de los más pequeños que es mejor utilizar recipientes de plástico. Para evitar que el menú de los más pequeños pierde equilibrio y variedad, es aconsejable que los padres dediquen al menos un día a la semana a planificar el menú, pudiendo cocinar los platos y congelar las raciones de la semana. Es aconsejable evitar recetas repetitivas para que el menú no les resulte aburrido.

    762

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares