Navidad 2016

Viajar con bebés: Consejos para sus primeras vacaciones

Viajar con bebés: Consejos para sus primeras vacaciones

Viajar con bebés: Consejos para sus primeras vacaciones. La planificación es muy importante (destino, alojamiento, maleta) a la hora de viajar con niños, sobre todo si son muy pequeños, ya que cualquier imprevisto puede dar al traste con la escapada. Te damos algunos consejos para que sus primeras vacaciones en familia sean irrepetibles.

por en Mamá, Viajar con bebés y niños, Consejos Bebés, primeros meses bebé, Viajar con niños
Última actualización:

    vacaciones bebe

    Para viajar con niños y, en especial, con bebés y en las que pueden ser sus primeras vacaciones, el primer consejo es planificar el viaje o escapada y tener en cuenta una serie de factores, tales como la edad del más pequeño, el destino, alojamiento. Es aconsejable consultar al pediatra antes de iniciar las vacaciones, ya que en el caso de los bebés de pocos días no suele ser conveniente realizar largos viajes. Ésta y otras dudas es importante resolverlas antes de cerrar la maleta para que sus primeras vacaciones no supongan un problema, sino todo lo contrario.


    Los viajes con niños requieren una atención y planificación especial, sobre todo si vamos a viajar con bebés. Sus primeras vacaciones en familia son, sin duda, un momento muy especial. Para que nada lo estropee, conviene ser precavidos y planificar los detalles del viaje, desde la elección del destino, alojamiento a la maleta del bebé, en la que entre otros no puede faltar, por ejemplo, un pequeño botiquín. Entre los factores a tener en cuenta está la edad del bebé. En este caso, conviene consultar a pediatra sobre si el destino elegido y la duración del viaje es la más recomendable, ya que cuando son muy pequeños –bebés de pocos días- los desplazamientos es mejor que sean cortos. Veamos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de planificar las primeras vacaciones con nuestro bebé.


    ¿Mar o montaña? Ambos destinos son una buena opción si vamos a viajar con los más pequeños. Ambas opciones no están exentas de beneficios saludables. Así, por ejemplo, la playa es una buena opción si los más pequeños padecen alergias o trastornos de las vías respiratorias. El sol es un aliado para su crecimiento (vitamina D de los rayos solares que, entre otros, fortalece los huesos), tomado siempre con moderación y con la debida protección. Durante los dos primeros meses al bebé no debemos exponerle al sol y, una vez que lo hagamos, siempre aplicando crema solar protectora y protegiendo su cabeza con una gorra o sombrero. Durante los primeros días en la playa es aconsejable protegerles con una prenda fina de algodón y sustituir el pañal por unas braguitas, con lo cual se sentirá más fresco y cómodo.


    Si vamos a la playa, procurar elegir un lugar a la sombra y, si es posible, con zona verde. El horario es importante, evitando las horas centrales del día. Las mejoras horas para ir con los más pequeños a la playa es durante las primeras horas (entre las 8 y las diez, aproximadamente) y a partir de las 4-5 horas de la tarde. De esta manera, el bebé realizará las comidas principales en casa y dormir la siesta en su cuna.

    Tanto si elegimos la playa o la montaña, además de la protección del sol hay que cuidar especialmente la hidratación. El aire de la montaña también tiene efectos beneficios para la salud, sobre todo en casos de alergias. Y cuidado con los insectos y sus picaduras (para prevenirlas, bálsamos y repelentes). Si vamos a viajar al extranjero, hay que acudir al pediatra para informarnos de si es necesario poner algún tipo de vacuna.


    Si estamos en periodo de lactancia materna, es importante tener siempre a mano una botella de agua para cuidar la hidratación de la madre, especialmente cuando viajamos. Es recomendable llevar leche de la fórmula indicada para su edad (aunque tome leche materna). Si el niño ya ha comenzado a tomar alimentos sólidos, para el viaje es aconsejable llevar solo la comida que van a tomar. Los horarios de comidas, al igual que los del sueño, deben respetarse en el caso de los más pequeños incluso estando de vacaciones.


    En la maleta del bebé, además de su ropita, es conveniente incluir biberones, toallas, pañales, algunos de sus juguetes preferidos, crema solar protectora y un pequeño botiquín de primeros auxilios. Además de su maleta, es importante llevar un bolso de mano en el que incluir todo aquello que nos puede sacar de un apuro durante el viaje (un pañal de repuesto, una prenda limpia por si se ensucian o vomitan, toallitas, algún juguete para entretenerlos…).

    921

    ESCRITO POR PUBLICADO EN MamáViajar con bebés y niñosConsejos Bebésprimeros meses bebéViajar con niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares