Viajar embarazada: Consejos, peligros y guía básica

Viajar embarazada es de lo más beneficioso, solo tienes que seguir estos consejos para que todo salga perfecto.

por , il

    Viajar embarazada: Consejos, peligros y guía básica

    Viajar embarazada es posible y tiene numerosas ventajas siempre y cuando la salud del bebé y la futura mamá sean buenas. Para darte los mejores consejos hemos elaborado una guía práctica con recomendaciones y peligros a tener en cuenta. Ya solo te queda hacer las maletas y elegir tu destino favorito.

    ¿Se puede viajar estando embarazada?

    La respuesta es afirmativa siempre y cuando el embarazo transcurra con normalidad y no hayan peligros para la salud, tanto tuya como la del bebé. El mejor trimestre es el segundo, ya que suele ser el más estable; durante el primero puede que tengas náuseas y estés más cansada puesto que todo dentro de tu interior se tiene que acomodar a la nueva situación. Si viajas durante el tercer trimestre, mejor si no estás próxima a la fecha de parto y si es así, elige un destino que sea seguro y tenga hospital cercano, mejor prevenir que curar.

    Si has optado por un destino alejado o algo exótico, consulta primero con tu doctor, es posible que te haga falta alguna vacuna y al estar en gestación requiere de un cuidado especial.

    Viajar en estado tiene numerosas ventajas, dejas de lado la rutina, te sientes mejor contigo misma e incluso tu estado de humor cambia a mejor.

    Consejos para viajar embarazada

    - Opta por un destino seguro y tranquilo, recuerda que tu energía no es la misma en este periodo por lo que debes planear actividades acordes a ello. Una sobreestimulación solo lograría fatigarte.

    - Haz las paradas que necesites para tomar algo, sentarte y descansar, es mejor ver poco y bien que mucho y mal.

    - Recuerda que debes beber mucha agua y que tu alimentación debe ser óptima, algo que solemos olvidar cuando estamos de ocio, puedes darte algún que otro capricho pero no en exceso.

    -Lleva algo para picar entre horas en tu bolso, un poco de fruta, frutos secos o unos caramelos, aunque no tengas náuseas o ya estés en el segundo trimestre, las mujeres embarazadas tienden a marearse en el transporte, tener esto a mano te será de gran ayuda.

    - Lleva ropa holgada y de repuesto para cambiarte cuando sea necesario y sentirte cómoda y organiza la salida con antelación para evitar los agobios de última hora. No hay que hacer esfuerzos, ni llevar maletas ni bolsas pesadas, eso corre a cargo de tu chico y tu acompañantes.

    Transportes para viajar estando en estado

    Aquí va a depender del destino en sí, si no es una distancia muy larga, lo mejor es que uses tu coche propio, podrás llevar todo lo que necesites de forma cómoda. Eso sí, utiliza el cinturón de seguridad todo el trayecto y si lo ves necesario ponte uno especial para el embarazo para que no oprima tu viente. Si tienes que viajar en avión, asegúrate de que la compañía no te pone pega alguna, hay muchas que se niegan a llevar a mujeres emplazadas a partir de la semana 37 por riesgo a que el bebé se adelante. No te olvides de coger toda la documentación necesaria, ya sabemos que los despistes están a la hora del día…

    El tren de larga o corta distancia es otra gran alternativa, ya que podrás estirar las piernas cómodamente mientras esperas a llegar a tu destino.

    Escojas el medio de transporte que escojas, no te olvides de hacer paradas siempre que sea posible o de levantarte y dar unos pasos para evitar que tus piernas se inflamen por estar muchas horas de la misma postura. Lleva contigo una botella de agua y si ves que vas a necesitar algún jarabe para el mareo consulta antes con tu médico.

    Peligros de viajar embarazada a tener en cuenta

    Son pocos los peligros que debes tener en cuenta si viajas estando en estado, pero presta especial atención a las aglomeraciones que se producen en algunas zonas, por ejemplo a la hora de tomar un autobús, evita a toda costa que alguien te pueda dar un empujón.

    Tampoco debes planear activadas demasiado largas o pesadas así como arriesgadas. Puedes hacer deporte pero con moderación y sin fatigarte. Lo mejor es que vayas a un destino en el que la alimentación sea sana y que no comas anda raro ni exótico para no enfermarte de una diarrea.

    Sigues esta guía estarás preparada para disfrutar de unas vacaciones de 10.

    También te puede interesar: Mitos y verdades sobre el parto que debes conocer y Estudio revela que el embarazo cambia el cerebro de la madre