Vitamina D para niños y recién nacidos: ¿por qué es tan importante?

Vitamina D para niños y recién nacidos: ¿por qué es tan importante?

Cada una de las vitaminas tiene una función específica. ¿Por qué es tan importante la vitamina D para los más pequeños?

por en Consejos prácticos para mamás, Desarrollo y crecimiento del bebé, Mamá, Consejos Bebés
Ultimo aggiornamento:

    La vitamina D es esencial para la fijación del calcio en los huesos, favoreciendo así su salud y el crecimiento adecuado. La carencia de esta vitamina durante la infancia puede tener consecuencias severas para la salud, incluso en la edad adulta, con trastornos como el raquitismo y la osteomalacia. La vitamina D no solo se obtiene de los alimentos, sino que una de las principales fuentes es el sol. De ahí la importacia de que los niños jueguen al aire libre, hagan deporte y paseen en las horas de luz solar.

     Para prevenir la carencia de vitamina D es importante que los niños pasen tiempo al aire libre. Para ello, podemos organizar actividades, como una jornada en el campo, un paseo junto al mar…. Lo importante es que se produzca una exposición mínima a la luz solar de al menos 30 minutos 3 veces a la semana.

    La vitamina D es liposoluble o soluble en grasa y puede ser asimilada ya sea por ingestión o a través de la exposición a la luz solar. Está presente en alimentos como huevos, pescado, aceite de hígado de bacalao, almendras y semillas de sésamo.

    Sin embargo, hay que señalar que la cantidad de vitamina D que obtenemos de los alimentos es muy baja y, por este motivo, en algunos casos puede ser necesario sumar a la dieta un suplemento de vitamina D, prescrito por el pediatra. Es muy importante inculcar a los niños desde la infancia la importancia de la actividad física, para evitar el sobrepeso u obesidad, enemigos de la vitamina D, que permanece atrapada en los depósitos de grasa sin realizar adecuadamente su función osteoprotectora.

    Especialmente durante la infancia la vitamina D es esencial para formar adecuadamente la estructura del esqueleto, lo que garantiza la salud ósea. En los primeros 2 años de vida, además de asegurar la correcta formación del esqueleto, estimula el sistema inmune, protegiendo al niño de alergias. La deficiencia de vitamina D puede derivar en raquitismo y osteomalacia, que afecta en la edad adulta con deformidades esqueléticas. Para evitarlo, hay que controlar la cantidad de vitamina D que se ingiere durante el embarazo y durante todo el período de lactancia.

    También te puede interesar: Vitaminas para niños que no quieren comer y toma nota de las vitaminas para niños deportistas: Recomendaciones.

    527

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásDesarrollo y crecimiento del bebéMamáConsejos Bebés Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares