10 cosas que no debes hacer nunca en un avión

Aunque no lo creas, algunas cosas que vemos inofensivas pueden afectar nuestra seguridad en un avión. Además, en los aviones hay muchos gérmenes que es mejor evitar. Te enseñamos lo que no debes hacer nunca en un avión. ¡Toma nota!

por , il - Última actualización

    10 cosas que no debes hacer nunca en un avión

    ¿Crees que exageramos? Nosotros sólo te lo contamos, lo demás queda en ti. Te enseñamos las 10 cosas que no debes hacer nunca en un avión para evitar gérmenes y mantenerte segura. ¡Apunta!

    1. Caminar descalzo

    En los pasillos y baños de los aviones puede haber gérmenes de personas que han caminado descalzas o hasta restos de vómito de un vuelo anterior. No te confíes. Además, es probable que pueda haber unas gafas de un pasajero que se quedó dormido o un pequeño cristal roto, lo que puede causarte un corte innecesario u otras enfermedades. Lleva contigo unas cómodas zapatillas de estar por casa y problema resuelto.

    2. Permanecer sentada durante todo el vuelo

    ¿Alguna vez has escuchado sobre el síndrome de la clase turista? En un avión hay más posibilidades de que la sangre se coagule y se presenten trombosis venosa profunda, es decir, lo que se ha llamado el “síndrome de la clase turista”. Para evitarlo, trata de mover tus piernas en el asiento, caminar durante algunos minutos y estirar las piernas cada hora.

    3. Ponerse lentillas

    Aunque adores usar lentillas, lo mejor es que el día que vuelas te pongas tus gafas. El aire de la cabina de los aviones es muy seco y puede causar irritación ocular. Además, si te duermes, puede ser especialmente irritante.

    4. Apagar la salida de aire por encima de su asiento

    Aunque no lo podrás creer, el aire por encima del asiento puede disipar las bacterias que quieran invadir tu espacio y meterse en tu cuerpo. Lo mejor es dejarlo encendido en velocidad media o alta. Además, este consejo ayuda a que tu piel no se reseque.

    5. No hidratarte

    Incluso la Organización Mundial de la Salud lo dice: en los vuelos hay que mantenerse hidratado. La baja humedad del aire de las cabinas de los aviones, pensado para aguantar la altura que alcanzan, puede llegar a deshidratarte en menos que canta un gallo. Si vas a volar, toma agua antes de entrar al avión, y durante el vuelo hidrátate constantemente. Nunca lo olvides.

    6. Beber demasiado alcohol

    No sólo por responsabilidad, sino porque el alcohol es deshidratante. Combinado con la baja humedad del avión, tu cuerpo puede llegar a secarse como una pasa. Además, el el aire de un avión hace que los efectos de alcohol sean más rápidos e intensos, por lo que debes tener cuidado. Y, por si aún no te has convencido, debes saber que el alcohol disminuye el sistema inmunológico y los aviones son uno de los lugares públicos con más bacterias y virus pululando por el aire. Por cierto, tampoco sirve si has tomado alcohol antes del vuelo… los efectos serán los mismos.

    7. Llevar pantalones cortos

    Es uno de los errores más usuales de los viajes en verano. En primer lugar, en los aviones a veces hace frío… ¿por qué arriesgarte a pasar un mal rato? Y en segundo, ¿te has preguntado cuánta gente se ha sentado en tu asiento antes que tu? Los gérmenes también se pueden quedarse en tus piernas y penetrar en tu piel. Aunque los asientos de los aviones se limpian, en ocasiones no se hace entre vuelo y vuelo, sobre todo en viajes de corta distancia.

    8. Sentirse avergonzada por decirle a un asistente de vuelo que no te sientes bien

    Si no estás teniendo una buena experiencia de vuelo y te sientes mal, no dudes en llamar a la azafata o azafato. Los asistentes de vuelo están capacitados para ayudar en emergencias médicas, incluso aprenden cómo manejar adecuadamente un parto en las alturas. Así que no dejes que la vergüenza te gane, y cuenta con su ayuda.

    9. Estirar las piernas en el pasillo

    Sabemos que a veces es una necesidad, pero si lo haces, debes tener la precaución de estar pendiente si alguien desea pasar. Si te quedas dormida con las piernas estiradas, puedes provocar un accidente, una persona mayor o un niño pueden tropezarse contigo y hacerse daño. Sé prudente.

    10. No prestar atención a las instrucciones de seguridad

    Aunque esto es una obviedad, en muchas ocasiones los pasajeros no prestan atención a las instrucciones de seguridad. ¿Te imaginas que se despresuriza la cabina y no sabes cómo ponerte la mascarilla porque no hiciste caso? Lo más inteligente es que al principio del vuelo te tomes un pequeño tiempo en permanecer atento al personal y ubicar dónde están las instrucciones escritas.

    También te puede interesar:

    Síndrome de la clase turista y salud: ¿Cómo prevenirlo?

    10 consejos para superar un viaje largo en avión