10 motivos de peleas entre compañeros de piso

Compartir piso es complicado. Si quieres saber cuáles son las causas de las peleas para poder evitarlas, no te pierdas el artículo.

por , il

    Si compartes piso, o estás pensando en hacerlo y no sabes cómo afrontar la convivencia, presta atención a estos 10 motivos de peleas entre compañeros de piso.

    Compartir piso es una solución económica que te permitirá residir de forma esporádica en otra ciudad, desahogar tu economía o bien realizar tus estudios. Pero no todo es color de rosa, existen problemas causados de la convivencia, que deben tratar de evitarse. Si te interesa saber cuáles son para poder prevenirlos, nosotros te descubrimos a continuación los más relevantes y comunes.

    1. Aprender a estar solo.-

    Es importante, tener momentos de soledad. Aunque la relación entre compañeros sea buena es necesario que cada uno tenga momentos puntuales de reflexión. Si uno de tus compañeros se encierra en su habitación, respétalo y déjale su espacio.

    2. El dinero.-

    El mayor problema a la hora de compartir, surge a la hora de repartir los gastos y de llevar estos al día. Desde el primer momento debe quedar claro cuál será el reparto de los diferentes gastos y en qué momentos se deberán abonar. Para evitar peleas, intenta llevar tus pagos al día.

    3. Rutinas compatibles.-

    Cuando más de una persona, vive de forma conjunta es muy probable que no compartan rutinas, unos pueden levantarse pronto, y otros quizá tarde. Deben establecerse unos horarios de ruido, para poder respetar el derecho de todos a descansar.

    4. El baño.-

    Otro de los motivos de peleas entre compañeros de piso, es el uso del baño. En una vivienda con un solo baño deben planificarse bien los turnos de ducha y sobre todo de limpieza. Es muy molesto esperar largos ratos para asearse.

    5. Fiestas.-

    Si se pretende montar una fiesta, es imprescindible consultar al resto de inquilinos. Por supuesto, la responsabilidad de la limpieza al día siguiente debe recaer sobre quien organizó la fiesta.

    6. Amoldarse al nuevo hogar.-

    En cuanto a los hábitos, es importante aprender a ceder puesto que los compañeros de piso, pueden o no tener el mismo estilo de vida. Cuanto antes se produzca la adaptación, mejor resultará la convivencia.

    7. Suciedad y desorden.-

    El problema más común entre compañeros de piso, es compatibilizar la percepción de limpieza que cada uno tiene, por eso lo ideal es tener un mínimo de limpieza respetado por todos y repartido en tareas.

    8. Sexo.-

    Es cierto, que cada habitante de la casa es dueño de su habitación y totalmente libre de hacer en ella lo que le plazca, pero respetando la libertad de los demás. Si vas a tener sexo, intenta que sea lo más discreto posible.

    9. Robo de comida.-

    Otro de los temas más conflictivos es la comida. Hay que aprender a respetar qué parte de comida pertenece a cada uno y no asaltar la nevera a escondidas para comerse lo ajeno.

    10. Okupas de las zonas comunes.-

    Cada habitación, pertenece en exclusiva a los diferentes inquilinos, pero las zonas comunes son de todos. Se debe respetar el uso compartido por turnos y no ocupar demasiado tiempo el comedor u otro sitio si hay otro ocupante que lo necesita.