Navidad 2016

15 cosas que debes saber sobre el mantenimiento del coche

15 cosas que debes saber sobre el mantenimiento del coche

Mantén siempre a punto tu coche con estos 15 trucos imprescindibles para alargar su vida. ¡Te durará muchos años!

por en Coches Mujer, Ocio
    15 cosas que debes saber sobre el mantenimiento del coche

    ¿Quién dice que las mujeres no somos capaces de mantener nuestro coche en perfecto estado? En solo unos pocos minutos podemos comprobar que todo funcione correctamente para alargar su vida útil, ahorrar y, por supuesto, evitar posibles accidentes. ¿Quieres saber cómo? No te pierdas las 15 cosas que debes saber sobre el mantenimiento del coche.

    Para una mayor optimización deberás utilizar los productos recomendados por el fabricante para tu coche en concreto. Utilizar un líquido de frenos, un anticongelante o un lubricante no apto para tu vehículo hará que su vida útil descienda drásticamente.

    Darle prioridad a los neumáticos es fundamental para evitar deslizamientos que pueden provocar un accidente en la carretera. Deberás comprobar que la superficie de rueda está en perfectas condiciones, ya que es esto lo que hace que se agarre bien al asfalto.

    Volviendo a los neumáticos, es importante darles una presión adecuada, ya que si está más o menos hinchada de lo necesario provocará un mayor desgaste de la rueda y, por lo tanto, un mayor consumo de combustible.

    No es necesario que lleves periódicamente tu coche al taller, pero lo cierto es que dejárselo de vez en cuando a un mecánico profesional para que compruebe todos los sistemas de seguridad nos va a evitar más de un susto.

    El líquido de frenos suele contaminarse cuando no se ha cambiado durante mucho tiempo. Una buena forma de prevenir problemas con ellos es cambiar el líquido cada 2 años.

    La batería del coche puede jugarnos muy malas pasadas. ¿O es que no recuerdas aquel día en el que tu coche no arrancó por dejarte las luces encendidas? Para evitar estas situaciones te recomendamos que la verifiques cada 3 años en otoño, ya que es la época en la que suelen dejar de funcionar por el descenso de las temperaturas.

    Afortunadamente, contamos con combustibles mucho más refinados que antiguamente, con los que contaminamos mucho menos y tenemos un mayor rendimiento de nuestros motores.

    Los limpiaparabrisas es algo que siempre dejamos a un lado, pero son fundamentales para proporcionarnos seguridad y cuidar nuestra visión cada vez que estamos en la carretera. Renuévalos cada 2 años en otoño, ya que el sol veraniego y las altas temperaturas hacen que se deterioren, provocando una mala limpieza de la luna y empeorando la visión.

    Pero con cambiarlos no es suficiente para que nuestro coche se vea estupendo. También deberás conseguir un líquido limpiaparabrisas recomendado por el fabricante para presumir de una luna limpia y reluciente.

    Debes tener en cuenta que el motor tiene una entrada de aire con un filtro, el cual evita que entren partículas de polvo al interior. Es importante limpiarlo de vez en cuando, pero aun así deberás cambiarlo una vez al año para asegurar su eficacia.

    El motor está compuesto por cilindros, bujías y todo tipo de componentes que necesitan lubricación para funcionar adecuadamente. Es por ello muy importante tener siempre los niveles de aceite que indica el fabricante.

    Tan solo abriendo la ventanilla y escuchando los sonidos que produce tu vehículo podrás detectar que algo no funciona bien en los casquillos de freno, el motor, el tubo de escape o el rodamiento de rueda. Si escuchas algo extraño, será momento de hacer una revisión.

    Viajar en distancias cortas hace que nuestro motor no se caliente y no elimine la condensación acumulada. Por ello, es aconsejable que una vez a la semana conduzcas durante 30 o 40 minutos seguidos para eliminarla.

    Cada estación trae consigo un nuevo problema para nuestro coche, por lo que has de tenerlo siempre limpio. En verano frecuentamos la playa, por lo que será imprescindible que vayas a un auto-servicio de lavado para coches para eliminar la sal y que no oxide la chapa. Por otro lado, en invierno deberás limpiar la parte inferior para eliminar la sal de las carreteras por la nieve y, además, asegurarte de quitar correctamente la nieve de la luna.

    Cuando añadimos más peso de lo que puede soportar nuestro vehículo, podemos generar un gran problema tanto con los neumáticos como con otros componentes. Opta por hacer varios viajes en caso de que sea necesario. ¡Tu coche vivirá mucho más!

    1024

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Coches MujerOcio

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares