7 cosas que nunca debes hacer en un restaurante

¿Planeando ir a un restaurante? Presta atención a las cosas que nunca debes hacer en un restaurante. ¡Evitarás muchos desastres con buenos modales!

por , il

    7 cosas que nunca debes hacer en un restaurante

    Con la crisis que azotó el país tuvimos que renunciar a muchos caprichos, y entre ellos se encontraba acudir a restaurantes. Afortunadamente estamos viendo una pequeña mejora y podemos volver a disfrutar de un delicioso menú servido por los mejores profesionales. Pero, ¿recuerdas todo lo que debías hacer para salvaguardar la cortesía y, a la vez, sentirte totalmente a gusto? Te recordamos las 7 cosas que nunca debes hacer en un restaurante. ¡Evitarás todo tipo de desastres!

    Cosas que nunca debes hacer en un restaurante

    1. Sentarte en una mesa que no quieres. La mesa que te asignen va a ser clave para sentirte bien durante tu estancia en el restaurante, y es que no es lo mismo cenar en un lugar apartado y más íntimo que junto a una mesa con dos niños llorando. Así pues, lo primero que debes hacer es comunicar inmediatamente al camarero que la mesa asignada no es de tu gusto para que pueda darte otra en la que te sientas mejor. Puede darse el caso de que no haya más lugares libres y, en ese caso, te recomendamos que vayas a otro establecimiento donde te sientas más cómoda y asegurarte de reservar a la próxima.
    2. Tratar al camarero como tu amigo. Puede que tengas un trato muy cercano con ese amigo que trabaja en la cafetería de la esquina, pero cuando vas a un restaurante la cosa cambia. Debes pensar que el camarero es un trabajador que está obligado a ser amable con los clientes, pero evidentemente no va a poder hacerse amigo de todo el mundo. Por ello, debe ser tratado siempre con respeto y mantener cierta distancia sin perder la cortesía.
    3. No pensar bien qué vas a pedir. Antes de salir de casa debes llevar aprendidas qué cosas no debes pedir nunca en un restaurante, ya que podemos jugarnos que nos presenten productos de baja calidad o, incluso, enfermar. Por ejemplo, la carne nunca debe pedirse muy hecha, ya que siempre se utilizan los peores filetes para este fin.
    4. Abandonar el asiento antes de que traigan la comida. Puede que quieras aprovechar el más mínimo hueco para ir al baño o salir a fumar, pero en la mayoría de restaurantes de calidad no sacan a la mesa los platos si los comensales no están en su silla. Con esto pueden ocurrir dos cosas: que la comida salga fría o que la tengan que calentar, haciéndole perder parte del sabor y la textura inicial.
    5. Sazonar la comida antes de probarla. Aunque tengas la costumbre de echar sal o algún condimento a todo lo que comes, es una mala idea si vas a comer en un restaurante. No probar el plato antes de agregarle salsas o condimentos es un gesto de mala educación, ya que el chef puede sentirse ofendido y no esforzarse tanto en la elaboración del siguiente plato.
    6. Comerte algo en mal estado o mal cocinado. Si notas que el plato que te acaban de traer está crudo y en mal estado, no dudes en llamar al camarero y pedir que te lo cambien por otro. Eso sí, será muy importante que guardes respeto y no pierdas la educación para no empeorar la situación.
    7. Compartir postre. Algunas personas tratan de reducir la cuenta compartiendo entre ellos un mismo postre, pero este gesto rompe totalmente con la etiqueta y llama mucho la atención en restaurantes de lujo. Lo correcto es pedir uno para cada persona y comerlos a mitad si es el caso, pero nunca se ha de contar con un único plato en la mesa. ¡Podréis degustar dos postres distintos y quedar estupendamente!