Ciencia: Los perros también aman

Ciencia: Los perros también aman

Un estudio japonés ha determinado que los perros son capaces de amar igual que las personas. ¡Descubre todo al respecto!

por en Animales, Ocio
Última actualización:
    Ciencia: Los perros también aman

    ¿Quién no ha soñado con tener un perrito en casa alguna vez? Los animales de compañía cargan nuestro hogar de ternura y llenan el hueco que otras personas han dejado en nuestro corazón. Y es que nuestra mascota es el alma que siempre va a estar con nosotras pase lo que pase y sean cuales sean los errores que cometamos. Pero, ¿a qué se debe esta impulsiva respuesta cariñosa hacia los amos? Te contamos los avances de la ciencia que indican que los perros también aman.

    ¿Qué es la oxitocina?

    La oxitocina, también conocida como la “hormona del amor”, es una sustancia que segrega nuestro cerebro cuando estamos enamorados. Tiene efectos físicos en el cuerpo, como puede ser el aumento del flujo sanguíneo, pero también psicológicos. De hecho, es la hormona que nos ayuda a ser más confiados, generosos, cooperativos y, en general, más propensos a ver el mundo con ojos optimistas.

    ¿Sólo la segrega el cerebro humano?

    En absoluto. Esta sustancia también está presente en muchos animales, especialmente en mamíferos, por lo que durante mucho tiempo se tuvo la duda sobre si ellos eran también capaces de sentir emociones similares a las nuestras.
    Para afirmar las hipótesis, un grupo de científicos de Japón realizaron un experimento con perros, a los cuales se les pulverizó oxitocina en el hocico. Justo después los llevaron con sus amos, a los cuales previamente se les había indicado que su comportamiento fuera lo más frío posible para no interferir en el resultado final. No obstante, los perros no pudieron evitar lanzarse a ellos nada más verlos y mostrarse más cariñosos que nunca.

    En las conclusiones del estudio se determinó que los caninos se volvieron más propensos a oler, lamer y, sobre todo, mirar fijamente a los ojos a sus dueños, tal y como hacemos nosotros cuando estamos enamorados. Además, también tuvieron resultados sociales, volviéndose mucho más amistosos con cualquier otro ser vivo.
    La curiosidad del experimento fue que los dueños indicaron que se comportaban tal y como hacían cuando volvían a casa o cuando jugaban con ellos. Con esto, y junto al conocimiento que tenemos sobre qué sueñan los perros, podemos afirmar abiertamente que muy pocas personas podrán querernos tanto como nuestro pequeño amigo. Por ello, debemos mimarlos y cuidarlos como se merecen. ¡Siempre serán nuestros mejores amigos!

    496

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AnimalesOcio
     
     
     
     
     
     
    Más populares