Cómo empapelar una pared [VÍDEO]

Aunque parezca anticuado, saber cómo empapelar una pared es un gran recurso para la decoración que además protegerá nuestras paredes durante mucho tiempo y nos permitirá que conjunte incluso con los muebles. ¿Cómo aplicarlo? aquí veremos que no es tan difícil y que nuestra habitación quedará como nueva.

  • Comenta

colocar papel1 150x125

¿Cómo empapelar una pared?, ¿me conviene usar esta técnica de decoración?. El papel pintado es uno de los revestimientos que más se han usado y con un gran valor estético, que permite cubrir paredes defectuosas. Posee una dificultad media en su colocación y su costo es aceptable. Por ejemplo el precio de la cola va desde 1 euro hasta 5 más o menos. Un rollo de papel que suele dar para media habitación, dependiendo de la calidad y el tratamiento del papel puedes encontrarlos por 10 euros. El resto de las herramientas son cosas que solemos encontrar en casa.

Utensilios que necesitaremos y que podemos encontrar tanto en grandes supermercados como en tiendas de decoración y de pintura:

  • Cúter
  • Rollos de Papel pintado
  • Cola
  • Tijeras
  • Brocha y rodillo
  • Mesa de trabajo (si es posible para apoyar las tiras)
  • Escalera

1. Antes que nada:

Primero elegiremos el tipo de papel que mejor se adapte a nuestra pared. Para paredes irregulares es mejor emplear papel espumante, papeles con relieve o estampados con dibujos grandes. En el caso de que las paredes estén descascarilladas, deberemos repararlas, rellenando con masilla plástica. Los papeles pintados pueden ser de distintos materiales: papel, vinilo, otros materiales plásticos (adecuados para cocinas y baños). Descarte el papel normal para las habitaciones donde se lavan, preparan y cocinan los alimentos, ya que por tratarse de espacios donde se manipula grasa y agua, este tipo de revestimiento se estropeará con mucha facilidad. En caso de que exista un empapelado anterior, lo más adecuado es retirarlo empleando una rasqueta o espátula.

En la zona de interruptores y tomas de corriente, desmontaremos previamente los mismos y después del empapelado, perforaremos el papel por el contorno de la caja y volveremos a montarlos de manera que las tapas cubran los cortes.

La cola que utilizaremos depende del tipo de papel y además podemos optar por emplear papeles pre-encolados a los que sólo habrá que mojar para aplicarlos. La cola para pegar los papeles se presenta generalmente en forma de polvo que debe mezclarse con agua en el momento.

2. Comencemos la tarea:

Cortaremos las tiras y las dejaremos preparadas antes de empezar, esto agilizará nuestro trabajo. Las piezas deben tener una longitud igual al alto de la pared, con un sobrante de 4 ó 5 cm, para cubrir cualquier margen en la parte baja o alta del papel. Lo que sobre ya se cortará con el cúter.

Para el encolado del papel llenaremos un recipiente con agua y cola, en la proporción recomendada por el fabricante. Si el papel es pre-encolado, sólo colocaremos agua.
Encolamos las piezas una por una, enrollándolas con la parte trasera hacia dentro. Introducimos la pieza en la cola, presionando hacia abajo para quitar las burbujas de aire. Es necesario dejar cierto tiempo en remojo el papel, siguiendo el consejo del fabricante.

3. La primera tira.

La primera tira se colocará en la mitad de la pared, debido a que no es posible que la primera y la última tira no coincidan exactamente. Al colocarlas en el medio, disimularemos y trasladaremos los remates a las esquinas.
Con una cinta métrica trazaremos una línea vertical sobre la pared, que emplearemos como guía para el borde derecho de la tira. Desplegamos la tira y con ayuda de las escaleras la pegamos de arriba hacia abajo, alisando con una espátula de goma para eliminar burbujas de aire.

Ya la segunda tira es más fácil de colocar, simplemente se hace coincidir con el diseño y debe estar alineada con la primera. Luego se colocan las restantes piezas hasta completar la pared. Una vez concluida la pared, recortamos con un cúter los sobrantes en la parte del techo y la del piso.

4. Remates:

Más complejo será cuando lleguemos a las esquinas donde debemos colocar cuidadosamente el papel porque puede romperse al presionarlo para quitar el aire. Las tiras de las esquinas deben tener el ancho de la porción de pared sin recubrir, dejando cuatro o cinco centímetros de tolerancia. Después recortamos los excesos como en la parte del techo y el piso.
Cuando nos encontremos con una puerta o ventana, la mejor forma de que la pieza de papel coincida sin que nos equivoquemos, es pegarla encima de ella y luego recortar el excedente.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

martes 09/11/2010 escrito por Pilar en , ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba