Cómo evitar un golpe de calor en perros y gatos

Cuando el termómetro se dispara, nuestras mascotas también lo sufren, pudiendo poner en riesgo su salud por un golpe de calor. Presta atención.

por , il

    perros y gatos golpe de calor 48x48

    ¿Cómo prevenir los golpes de calor en perros y gatos? Durante el verano, nuestras mascotas también corren el riesgo de sufrir un golpe de calor debido a las altas temperaturas. De igual manera que las personas debemos seguir ciertas normas de prevención para evitar golpes de calor por exposiciones continuadas al sol o por realizar un sobreesfuerzo con más de 40 grados, con los animales también hay que extremar las precauciones en verano, especialmente si son cachorros o de edad avanzada y si padecen determinadas enfermedades. En verano, no dejes a la mascota en el coche durante el día y procura salir a pasear con ella a primera o a última hora del día. Un truco: sal a la calle y apoya la mano en el suelo. Si a los 5 segundos te quemas, hace demasiado calor para sacar a tu mascota.

    1. Síntomas

    sintomas golpe de calor 48x48

    El perro o gato se mostrará inquieto y jadeará de manera excesiva. La hipertemia provoca exceso de salivación por la nariz y la boca, pudiendo llegar a tener dificultades para mantenerse de pie. Las encías pueden cambiar de color y volverse rojas a azuladas. En los casos más graves puede perder la conciencia, entrar en coma y morir.

    2. Causas

    causas golpe de calor 48x48

    Las temperaturas altas y el elevado nivel de humedad aumentan la temperatura corporal. Perros y gatos no sudan, por lo que para defenderse del calor jadean. Su temperatura normal ronda los 38,5 a 39ºC. Si supera los 40,5º busque ayuda inmediatamente. El uso de bozales, el ejercicio físico intenso, la obesidad o el dejar a la mascota en el coche pueden aumentar el riesgo de golpe de calor.

    3. Prevención

    remedios golpe de calor mascotas 48x48

    Colocar a la mascota en un lugar fresco y seco y, con ayuda de toallas húmedas, enfriar el cuerpo (axilas, orejas, pies, cuello e ingle). Si es posible, aplicar directamente aire (ventilador) y acudir con urgencia al veterinario para estabilizar su temperatura y rehidratarle. Posteriormente, conviene hacer un analítica para evaluar su estado.